Subir

Top

0

Andarivel elabora una Guía de Ayudas ante la “mala información” del Gobierno

28 de febrero de 2018. POR

Las personas vulnerables y en riesgo de exclusión social se encuentran con muchos escollos y “mala información” cuando acuden a la Administración pública para saber a qué ayudas tienen derecho.

Andarivel reclamando los derechos de los receptores de la renta social básica.

Así lo denuncia el colectivo Andarivel, que lucha contra la exclusión social y defiende el derecho a una Renta Social Básica. Por ello han elaborado una Guía de Ayudas Sociales a través del Punto de Información y Denuncia de Derechos Sociales, que está abierto al público todos los jueves, de 17.30 a 19.30 horas en el local del sindicato CGT, en la calle Joaquín Requena Sevilla Nº 2.

Cuatro años después de que el colectivo saliera por primera vez a la calle para denunciar públicamente las situaciones de injusticia y maltrato de las administraciones y pusiera en marcha el proyecta, Andarivel ha elaborado este guía para facilitar las cosas a las personas más vulnerables de la sociedad.

“Estamos hartas de recibir a personas que no están bien informadas”, han denunciado, insistiendo en que una persona no debería depender de que “te toque una empleada amable o no para saber que presentar y dónde hacerlo”.

CREEN QUE HAY UNA ESTRATEGIA DE LAS ADMINISTRACIONES PARA REBAJAR LAS PRESTACIONES

Los datos que mensualmente se publican sobre el paro dejan información muy preocupante en cuanto a precariedad, brecha salarial o desempleados de larga duración sin prestación, que ya corresponden a más de la mitad de los parados de la comunidad (22.252 en diciembre).

“La situación de las personas no ha mejorado, todo lo contrario, son las personas y no el capital quienes están sufriendo las consecuencias de la acumulación descontrolada de unos pocos”, denuncian desde Andarivel que aprecian “desamparo, discriminación y estigmatización” que la Administración somete a las personas que no tienen recursos económicos.

En muchos casos, cuando piden información sobre las ayudas que les corresponden o qué hay que hacer para solicitarla, el colectivo ha apreciado que se encuentran con información “contradictoria o sencillamente mala información”.

Ellos creen que se debe a una “estrategia de las administraciones que gestionan las prestaciones sociales”. Insisten en que no tiene “nada que ver con un mal entendido o incapacidad nuestra, sobre todo porque sabemos que estas circunstancias se repiten a lo largo del Estado”.

Los parados sin prestación no han dejado de aumentar durante estos años.

Por ello se han adelantado  a la Administración, que consideran que esta guía “la debería haber hecho hace años”. Además, recalcan que ésta está con un lenguaje cercano, “que no tengamos que ir a un traductor para entender sus rebuscadas palabras” y el papel porque “Internet para alguna de nosotras está lejos de nuestras posibilidades”.

EL MAL PLANTEAMIENTO DE LAS AYUDAS SOCIALES

No es la primera vez que un colectivo incide en los mal elaborado y planteado que está el tema de las ayudas sociales.

A finales del pasado año, el colectivo ‘Manifestaos por los Servicios Sociales’ celebró una jornada en la que participaron diferentes agentes sociales.

Una de las ponentes era la trabajadora social Belén Navarro que, en una entrevista a EL FARADIO, denunciaba los pocos recursos que se destinan a los servicios sociales. “Llegamos a muy poco, es un ejercicio de limosna institucionalizada, estamos parcheando prestaciones muy limitadas”, lamentaba.

Además, llamaba la atención sobre la “erosión de la dignidad” en la gente que acude a los servicios sociales a pedir ayuda y que llega “en un estado psicológico muy precario”.

De hecho, Belén Navarro cuestionaba que ayudas como la renta básica se estén condicionando a no tener empleo, lo que obliga al usuario a tener que elegir cuando, en realidad, “de las prestaciones no se vive”, por lo que “debería ser al revés” y en lugar de ser excluyentes tendrían que “complementarse”. “No podemos culpar a la gente de querer sobrevivir”, aseveraba.

Son ayudas, afirma, que están “mal planteadas en origen”, y que llegan a justificarse asumiendo “discursos que tratan de falsear la realidad” y que culpabilizan a las familias de la situación de exclusión social.

LA ESTIGMATIZACIÓN DE LOS PRECARIOS

Incluso desde la política se lanzan muchos mensajes que estigmatizan al colectivo, cada vez mayor, de los precarios. El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, recientemente llegó a afirmar que las personas receptoras de RSB serían “potenciales delincuentes” de no recibir tal ayuda.

Y no es la primera vez, ya que en 2009 aseguró que había parados de larga duración que no querían trabajar y gastaban la prestación en el bingo. 

Palabras que le valieron la respuesta de diferentes colectivos como Andarivel, que exigen continuamente que se trate a estos ciudadanos “con el respeto, la sensibilidad y decencia que merecen”.


Logo Nos Vamos

Empresas Amigas