Subir

Top

0

Las anchoas de El Capricho, premiadas en la principal feria internacional alimentaria

22 de octubre de 2018. POR

Dieciséis empresas del sector agroalimentario cántabro participan desde este domingo 21 y hasta el 25 en París en SIAL 2018, la mayor feria mundial del sector, en la que además se premiará la conservera El Capricho.

La pesca que emplea El Capricho

Por una parte, nueve de estas empresas expondrán sus productos en el stand reservado a Cantabria dentro del Pabellón Oficial de España. Abarcan una amplia variedad de productos del sector incluyendo quesos, arándanos, sobaos y quesadas, conservas y semiconservas, productos cárnicos, lácteos y cafés, entre otros, y podrán acceder a un público compuesto por más de 160.000 profesionales del sector procedentes de 200 países, según las previsiones de la feria.

En concreto, Conservera Castrena S.A., Consorcio Español Conservero S.A., OCODEX de Martínez Ntes S.L., Sobaos Serafina S.L., Conservas y Salazones Arlequín S.L., Pujado Solano S.A., Santander Delicatessen Consortium S.L., STA SNAIL S.L., y Destilería SIDERIT S.L. son las empresas que participarán en el espacio Cantabria del stand del ICEX.

La presencia de las marcas cántabras en esta cita forma parte de la colaboración entre SODERCAN y ODECA, la Oficina de Calidad Alimentaria de la Consejería de Medio Rural de lGobierno de Cantabria, para fortalecer y mejorar la imagen de marca de los alimentos de Cantabria, y fomentar y apoyar a las empresas cántabras en su salida a mercados exteriores.

Además, SODERCAN, ODECA y la Cámara de Comercio de Cantabria han organizado de manera paralela una misión comercial y una visita agrupada a la feria en la que participarán otras siete empresas cántabras: Conservas El Capricho S.L., Pezzco Trading S.L., Pescados ANCO S.L., Francisco Javier Campo Campo, Sobaos y Quesadas Joselín, Delicatessen La Ermita S.L. y embutidos La Pepita S. L.

Este grupo de marcas cántabras mantendrán reuniones con distribuidores y clientes, y visitas a tiendas especializadas del sector gourmet en París, con el objetivo de establecer contactos comerciales y conocer las nuevas tendencias del mercado que darán forma a la industria agroalimentaria del futuro. Además, se celebrará una sesión informativa de lo que supone el mercado de la alimentación en Francia.

El sector agroalimentario cántabro representa el 22% del PIB industrial y concentra en torno a 500 empresas, con más de 6.000 empleos directos y una facturación de alrededor de 1.300 millones de euros que suponen además el 20% del empleo industrial en Cantabria.

PREMIO PARA EL CAPRICHO

SIAL es la feria mundial más importante del sector, dirigida exclusivamente a profesionales, y solo comparable por magnitud y nivel con ANUGA (Alemania). Las cifras estimadas para esta edición apuntan a la presencia de más de 7.000 expositores (cerca del 90% internacionales) de más de 100 países.

Barcos pesqueros en Santoña (Foto: El Capricho)

Durante la celebración de esta edición, el 22 de octubre, la empresa conservera cántabra El Capricho recibirá el premio SIAL Innovation 2018, en la categoría de Productos del Mar, un premio que se otorga a 15 seleccionados de entre más de 2.000 productos presentados candidatos.

El Capricho se encuentra en Santoña, donde mantiene el legado de la técnica que introdujeron en la villa marinera a mediados del siglo XIX salazoneros y conserveros italianos. Producen anchoa, pero también bonito, salmuria o esturión.

Para ello utilizan la anchoa que compran a barcos de bajura que utilizan la pesca de cerco (sin pesca accidental) o anzuelo (más respetuosas con el entorno), y sólo pescan una especie de anchoa, engraulis encrasicholus, y sólo del mar Cantábrico

Reivindican un estilo “lento”, que se produce totalmente en sus instalaciones (sin personal de temporada ni externalizado), y en el que “sea la naturaleza la que marque el ritmo de la maduración” para así conseguir la textura y sabor “que conocieron nuestros abuelos”.“No vendemos anchoas, vendemos siglos de tradición”, reivindican.


Logo Nos Vamos

Empresas Amigas