Subir

Top

1

El 90,5% de las mujeres que trabajan en Cantabria lo hacen en el sector servicios

19 de febrero de 2019. POR

El 90,5% de las mujeres que trabajan en Cantabria lo hacen en el sector servicios, marcado por una mayor precariedad, contratos temporales o jornadas parciales.

(Foto: Carlos Atienza)

Con la llegada del verano se ha aumentado la contratación, especialmente en el sector servicios. (Foto: Carlos Atienza)

En contraposición, el sector industrial, con más estabilidad y mejores condiciones, sólo ocupa a un 6,2% de las mujeres que trabajan en Cantabria.

Son datos divulgados por Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) en las semanas previas al 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer.

Para Rosa Mantecón, secretaria de Mujeres de CCOO de Cantabria, “es importante apuntar en qué sectores se ocupan las mujeres para corroborar que no se trata de una distribución arbitraria sino que las mujeres principalmente encuentran trabajo en los sectores más precarios”.

A más, las mujeres son minoría en todos los sectores menos en el de Servicios. En 2018, en el sector agrícola cántabro había unas 1.800 mujeres y 4.700 hombres; en Construcción, 1.700 mujeres y 15.500 hombres; en Industria, 6.800 mujeres y 30.700 hombres y en Servicios, 98.700 mujeres y 79.800 hombres.

Calendario acciones previas al 8M

Por otra parte, si se compara con las mujeres ocupadas por sectores a nivel estatal, se aprecia que la presencia de mujeres en Servicios es mayor en Cantabria que la media de España y llamativamente inferior en Industria, alcanzando los ocho puntos de diferencia.

“Difícilmente va a darse la vuelta a esta situación de precariedad cuando la contratación en general incide en perpetuar las diferencias. Aún siendo muy alta la temporalidad en nuestra región, resulta dramático ver las cifras de contratación temporal que soportan las mujeres”, ha subrayado Rosa Mantecón.

En Cantabria se celebraron 257.844 contratos en 2018, de los cuales el 50,3% fueron de mujeres. “La cifra, a priori, parece positiva pero es a la hora de analizar la distribución de estos contratos cuando nos topamos con la cruda realidad, ya que en más del 90% los contratos son temporales.

Además, menos mujeres firman más contratos y de menos duración. Un ejemplo claro es el de las mujeres de entre 50 y 54 años que firmaron en 2018 contratos de menos de un mes. De media, cada una firmó 5,33 contratos. A esto hay que añadir otro dato interesante. En 2018 alrededor de 30.000 personas, hombres y mujeres, firmaron casi 130.000 contratos”, ha manifestado la secretaria de Mujeres de CCOO de Cantabria.

LA BRECHA SALARIAL DE GÉNERO SE SITÚA EN UN 27,7%, ENTRE LAS TRES PRIMERAS DE ESPAÑA

Otro dato sobre mercado de trabajo y género: las trabajadoras de Cantabria perciben de media un 27,74% menos de salario anual que los varones, la tercera mayor brecha salarial de género de España sólo superada por Asturias (-29,37%) y Navarra (-28,02%) y cinco puntos más que la media nacional en el mismo concepto (-22,35%), según el informe «Reducir la brecha salarial, una prioridad para UGT», elaborado por la Secretaría de Igualdad del sindicato y presentado hoy por su vicesecretaria general, Cristina Antoñanzas.

(Foto: Carlos Atienza)

La huelga del 8M también sacó al debate público el tema de los cuidados (Foto: Carlos Atienza)

El informe del sindicato se asienta en las estadísticas de la última Encuesta Anual de Estructura Salarial (EAES) difundidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y correspondientes al año 2016, que confirman a Cantabria como una de las tres autonomías españolas con mayor brecha salarial de género desde el año 2009 junto con las mencionadas Asturias y Navarra y Aragón.

Según la Encuesta Anual de Estructura Salarial, el salario medio de las trabajadoras cántabras se situó en 18.217 euros anuales, 6.993 euros menos que los 25.210 euros percibidos por los varones, lo que implica que las mujeres tendrían que trabajar 101 días más que los hombres para equiparar su salario al de estos.

En España, la brecha salarial de género fue de un 22,35% y 5.793 euros anuales menos de media en las mujeres (20.131 euros de salario femenino por 25.924 del masculino), lo que implica que tendrían que trabajar 82 días más al año para igualar su remuneración a la de los hombres.

UGT aclara que la brecha salarial de género de la comunidad disminuyó en un punto y en 311 euros anuales en comparación a 2015, cuando Cantabria registró la mayor diferencia salarial media entre mujeres y hombres de todo el país, un 28,9% y 7.304 euros anuales menos.

Es la primera vez en siete años que la brecha salarial de género se reduce en Cantabria, aunque como subraya la responsable regional de Igualdad de UGT, Asunción Villalba, «comparamos con un año de 2015 donde fue la más alta del país y siempre teniendo en cuenta que desde el año 2009 seguimos en los primeros puestos en brecha salarial de género en toda España con un salario femenino que es siempre una cuarta parte inferior al de los varones».

El informe de la Secretaría de Igualdad de UGT recalca que desde 2009 la brecha salarial de género en Cantabria ha superado todos los años el 25% menos de remuneración en las mujeres y la cuantía anual de diferencia entre las remuneraciones de mujeres y hombres se ha incrementado en un 48%.

En 2009, último año en el que descendió la brecha salarial de género en Cantabria hasta el citado 2016, el salario femenino era de media un 20,6% inferior al de los varones, con 4.719 euros anuales menos (18.214 por 22.933 euros anuales), 2.274 euros menos de diferencia que en la actualidad, algo que se vincula a la crisis económico y la reforma laboral.

Además, aunque Cantabria es una de las autonomías españolas con mayor porcentaje de mujeres trabajadoras con estudios superiores o de segunda etapa de secundaria (casi el 78%), la brecha salarial de género en los empleos de alta cualificación no deja de ser superior también al 25%.

Según la última Encuesta Anual de Estructura Salarial del INE, la brecha salarial de género en los empleos de alta cualificación en Cantabria es de un 25,12%, un 27,7% en los empleos de cualificación media y de un 37,4% en los de baja cualificación.

UGT también incluye en su informe estadísticas de la Agencia Tributaria de España correspondientes a la Declaración Anual de Retenciones e Ingresos sobre Rendimientos del Trabajo del último ejercicio fiscal de 2017, que ratifican también a Cantabria como una de las autonomías españolas con mayor brecha salarial de género y también por encima del 25%.

Según el informe anual Mercado de Trabajo y Pensiones en las Fuentes Tributarias de 2017, las mujeres asalariadas cántabras declararon un salario medio anual de 16.218 euros, 5.663 euros menos que la remuneración declarada por los varones, 21.881 euros, lo que confirma una brecha salarial de género de un 25,8%.

El sindicato subraya al respecto que, al igual que con las estadísticas del INE, Cantabria es la tercera autonomía española con mayor brecha salarial de género en la Declaración de Rendimientos del Trabajo, sólo superada por Asturias (-27,3%) y Madrid (-26,6%), aunque en esta fuente estadística no se incluye a País Vasco y Navarra porque cuentan con su propio sistema fiscal. 

Más del 46,5% de las mujeres inactivas no trabajan porque están al cargo del hogar y del cuidado de familiares

Comentarios

  1. Fernando Díaz

    Bueno, esta forma de enfocar la noticia es ya un avance, pequeño, pero avance. Y es que pasamos de decir —> las mujeres son discriminadas laboralmente por el hecho de ser mujeres y por tanto a cobrar menos por el mismo trabajo (mito de la brecha salarial).

    A decir→ el 90,5 % de las mujeres que trabajan lo hacen en el sector servicios. Y por tanto, como consecuencia, perciben menor salario por las condiciones laborales inherentes: (mayor precariedad, contratos temporales, jornadas parciales). Con la consiguiente consecuencia a su vez a la hora de contabilizar la futura pensión.
    Es decir, de desligar la situación de las mujeres en este terreno del hecho de ser mujeres, para relacionarlo con las condiciones laborales que les suele afectar a ellas (eso es cierto), pero que no son consecuencia necesaria de ninguna fatalidad del destino propio de su sexo.

    Lo que habrá que analizar es el porqué tantas mujeres acaban asumiendo esas condiciones. Para así poder estar en situación de buscar soluciones (si es que ellas lo consideran oportuno, claro).

    ……………….

    Otra aplicación de estudiar el punto anterior es precisamente ahorrarnos leer la chorrada/matraca de la brecha salarial. Abochorna leer que un sindicato como Ugt asume este tipo de barbaridades → decir que las mujeres cobran un 27,74 % menos que los hombres sin ponerse colorao. ¡Qué felicidad ! decir lo que a uno le parece sin más prueba o dato que lo respalde que un número gratuito y caprichoso.

    Y es que si la gran mayoría de féminas se emplean en los oficios peor pagados … qué esperaban?? que cobrasen lo mismo o más que los compañeros varones que trabajan en los mejor pagados ?? ¿De qué estamos hablando??

    (Destacar que la redactora de la “noticia” al menos ha tenido el pudor esta vez de no completar la chorrada/matraca con aquello de “cobrar menos por el MISMO trabajo”.

    ————————–

    “Además, aunque Cantabria es una de las autonomías españolas con mayor porcentaje de mujeres trabajadoras con estudios superiores o de segunda etapa de secundaria (casi el 78%), la brecha salarial de género en los empleos de alta cualificación no deja de ser superior también al 25%.” (EL FARADIO).
    …….

    -Claro, qué tendrá que ver una cosa con la otra?? Y así, podemos buscarle cinco pies al gato. Son variables que NO tienen nada que ver porque se trata (la brecha salarial) de un concepto fantástico.

    —————————

    “Según el informe anual Mercado de Trabajo y Pensiones en las Fuentes Tributarias de 2017, las mujeres asalariadas cántabras declararon un salario medio anual de 16.218 euros, 5.663 euros menos que la remuneración declarada por los varones, 21.881 euros, lo que confirma una brecha salarial de género de un 25,8%.” (EL FARADIO)
    …….

    -Es que manda güevos coger y hacer a lo bruto una media de los ingresos percibidos por las mujeres trabajadoras y compararla con la media de los hombres, así sin anestesia, sin más análisis. Hay que tenerlos cuadrados.


logo_black-bird

Empresas Amigas