De blancos y cafés para amenizar el TIC TAC

Tiempo de lectura: 5 min

Que sus señorías se inviten mutuamente a quedar para tomar cafés y blancos podría parecer hasta un signo de cortesía, pero en el viejo Hospital de San Rafael y tan cerca de las elecciones cualquier invitación tiene su puntillo de reto.

Porque no deja de ser eso, un reto, decirle al partido de enfrente que se vaya de blancos a Santoña para ver lo que dicen por el pueblo del Puerto de Laredo o el ir a Sodercán a comprobar que sí que dispone de las facturas que justifiquen las inversiones públicas en la fábrica Nestor Martin.

Hemiciclo del Parlamento de Cantabria

Pleno del Parlamento de Cantabria

Por partes: una proposición sobre las dragas de arena para facilitar las maniobras de los barcos en Santoña derivó en un debate sobre los efectos del megapuerto de Laredo (el aeropuerto de Castellón cántabro, sin apenas actividad y con la empresa en una delicada situación económica) en las mareas de la zona.

El exconsejero de Obras Públicas, promotor de ese proyecto, hoy diputado regionalista, José María Mazón, empeñado en reivindicar las bondades de esa infraestructura con la que tanto se le ataca, desvinculaba el Puerto de los cambios en las mareas y pedía al PP que no prestara atención a los comentarios que se hacen ese sentido a pie de calle.

A lo que le respondía el diputado del PP Íñigo Fernández, santoñés, con una enardecida defensa de los conocimientos de la gente de la mar, y haciendo sangre con la propia necesidad del Puerto de Laredo, en el que sigue viendo más un intento de beneficiar a una empresa privada (Ascan) que al propio pueblo.

Y al parlamentario socialista Francisco Fernández Mañanez le emplazaba a ir con él a tomar los blancos en Santoña para comprobar in situ lo que se comenta por la villa.

En un tono menos amable se dirigía el consejero de Industria, Eduardo Arasti, al socialista Juan Guimerans, con quien le ¿une? una ya larga historia de desencuentros parlamentarios.

Y le instaba a acudir a la sede de Sodercan, la empresa pública que se encarga de los temas de Industria, para tomarse un café y examinar allí las facturas con las que la fábrica Nestor Martín justificaría lo invertido con las ayudas públicas recibidas por el Gobierno en la (liberal) Cantabria del Tubacex o la Papelera del Besaya.

Pese a estar en retirada, Guimerans se animaba a adivinar el futuro e insinuar que el próximo Gobierno de Cantabria examinará la gestión del actual en torno a Nestor Martin, en un intento de cobrarse su propio GFB, en una fábric, Nestor Martin, que no las tiene todas consigo, después del llamamiento hecho a que se les abone ya el dinero comprometido.

EL TIC TAC DE SERNA

En las elecciones también pensaba el consejero de Educación, Miguel Ángel Serna, que se refería a las peticiones de la socialista Cristina Pereda sobre el camino de Santiago como intentos de llamar la atención en momentos preelectorales (Pereda respondía, desde el escaño, ironizando, con que ella ya está pensando en la jubilación).

O se refería a las actitudes “radicales”, extremas y cercanas a Podemos de la regionalista Teresa Noceda, que le replicó tachándole de “fundamentalista” (todo esto al hilo de un debate sobre el retraso en el pago de las, por lo visto, bolivarianas becas para material escolar que concede el Gobierno de Cantabria).

Serna, por cierto, que instaba a Noceda, que es quien se encarga de los temas de educación en el Grupo Regionalista, a que concretara una de las acusaciones que hice muuuchos plenos atrás.

Se acaba la legislatura y no lo dice, le recordó. Le faltó al consejero añadir un TIC TAC al estilo Pablo Iglesias.

El mismo TIC TAC que oyen quienes están a  la pelea por mantenerse en las listas o porque su partido no baje más de lo que les dicen las encuestas que, al oído, también hacen TIC TAC.

Se oye un tic tac en San Rafael

Se oye un tic tac en San Rafael

El titular de Educación irritó, de paso, a un siempre predispuesto a ello Juan Guimerans al referirse constantemente a PSOE y PRC, antiguos socios en el mando, como “coalición de gobierno”, algo que para el parlamentario fue una afrenta de las de prácticamente batirse en duelo, por la que pidió “respeto” y por la que increpó luego directamente al consejero en el escaño.

Un pleno con muchos frentes para el Gobierno de Cantabria y con una oposición muy pendiente de todos ellos, desde los problemas en la estación de esquí de Alto Campoo hasta el consorcio de piscinas pasando por las cifras del aeropuerto “sin nombre” (todavía no se ha formalizado el cambio de denominación al de Severiano Ballesteros) o los datos de la brucelosis.

Y así, entre etiquetar y desenmarronar, se nos va la legislatura, porque resulta que entre cerrar proyectos y esquivar marrones (el Gobierno) y abrir frentes (todos los posibles, la oposición), a los plenos sólo les queda “una hoja en el calendario”, como poéticamente expresaba la socialista Dolores Gorostiaga. Con café o con vino para amenizar la espera, todos tienen en mente el TIC-TAC del final de legislatura.

Mostrar comentarios [2]

2 Comentarios

  • jose
    22 de febrero de 2015

    Muchos cargos politicos tienen el «TIC-TAC»en su mente,con la posibilidad de no pasar el corte(votos necesarios para renovar escaño,alcaldia,etc)y caer directamente al durisimo purgatorio(desempleo).

Los comentarios de esta noticia está cerrados.

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.