Ludovico y los Acéfalos se desnudan para romper con los tópicos del sexo en el rap

Tiempo de lectura: 2 min

Un día Ludovico y los Acéfalos se despertaron y decidieron que le iban a cortar la cabeza al hip hop, y descubrieron que seguía andando.

Desde entonces, los descabezados sacuden desde Cantabria con letras cañeras que cantan contra ‘La lógica neoliberal’ sin importarles criticar a grandes marcas o partidos políticos.

Ahora, en su último vídeo, recién lanzado a las redes mientras You Tube aguante, llevan al extremo lo de quedarse sin cabeza: no se ve ni una.

Lo que sí se ve  en ‘Miau’, incluido en su maxi con dos temas ‘Dionisio vs Scarface’ son cuerpos, muchos, desnudos, sin filtros, sin velos, sin complejos.

Y todo no sólo por “provocar” con una canción a la que, asumen, poca gente prestará atención.

 

El objetivo es, según explica Ludovico a EL FARADIO, es reflejar lo que cuenta la canción, una historia de amor, de sexo, pero tratada de una forma distinta a la que predomina en el mundo del rap, muy centrado en la perspectiva del hombre y con un toque agresivo.

“Queríamos demostrar que se puede hablar de sexo sin el lenguaje del odio”, explican, añadiendo que no creen en un “relato único del sexo”, que puede ser también “coletivo, comunitario y respetuoso”.

Por eso en el vídeo los cuerpos se rozan, se tocan, “componiendo paisajes”, sin importar si son parejas o grupos, heterosexuales u homosexuales, mostrando “cariño” y “amistad” en una suerte de “hermandad del desnudo”.

El trabajo fue posible gracias a la acogida de los amigos a los que convocaron Los Acéfalos, que no esperan una respuesta tan entusiasta. Lejos de cortarse e ir poco a poco, “pedían desnudarse” inmediatamente en unas sesiones de rodaje que acabaron siendo muy divertidas.

RAP CON CABEZA

Ganadores del Certamen de Música Joven de la Dirección General de Juventud, Ludovico y los Acéfalos es un proyecto que comenzó su andadura en 2012.

Se definen como una banda de hip hop instrumentado, que usa la batería como caja de ritmos y que apuestan por incorporar nuevos instrumentos a un estilo que deja sentir influencias como la música negra, el funk o el reggae.

Con Ojaiz como base de operaciones, se apoyan en músicos formados en bandas como los bilbaínos Akatz o los asturianos Verde Cannaia.

Mostrar comentarios [2]

2 Comentarios

Los comentarios de esta noticia está cerrados.

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.