En Santander nunca llueve a gusto de todos

Tiempo de lectura: 7 min

El equipo de Gobierno del PP acaba de ‘perdonar’ a la empresa adjudicataria por los retrasos en la remodelación de la plaza pública del Mercado de Puertochico, tras estimar “las frecuentes lluvias” como causa ajena al contratista, en uno de los otoños más secos de la serie histórica, según la Agencia Estatal de Meteorología.

El Mercado de Puerto Chico

El Mercado de Puerto Chico

La remodelación de la plaza pública del Mercado tenía que estar finalizada.

El contrato, adjudicado a Teginser el 14 de septiembre, se formalizó el 22 del mismo y establecía un plazo de ejecución de dos meses.

La mesa de contratación había propuesto la adjudicación el 1 de agosto,  por importe de 310.590 euros. Las obras arrancaron el 19 de octubre.

Pero la Junta de Gobierno Local acordó, el 7 de diciembre, la ampliación del plazo en un mes, con lo que establecía una nueva fecha de entrega el 20 de este mes de enero de 2016.

El 11 de diciembre, en la inauguración de la Plaza Amaliach, al otro lado de la calle Tetuán, el alcalde, Iñigo de la Serna, destacaba ante los medios que se estaban «ejecutando ya» las obras de la plaza del Mercado de Puertochico. Los trabajos todavía no han finalizado.

ALEGAN LLUVIA…

Según documentación municipal consultada por EL FARADIO, un informe firmado por el Jefe de Servicio Municipal de Vialidad, que ejerce la inspección de las obras, y el director facultativo de las obras, Jacobo García-Germán Vázquez, justificó la ampliación del plazo en “causas ajenas al contratista, relacionadas con factores climatológicos, como son las frecuentes lluvias, que impiden la ejecución de obras de impermeabilización y otros acabados”.

La Junta de Gobierno Local (formada por el equipo de Gobierno del PP), reunida el pasado 18 de enero, acordó “estimar” las causas de demora surgidas en la obra de remodelación y declarar que estas causas “no son imputables al contratista”, conforme lo establecido por el artículo 213.2 del Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público.

El citado artículo dice, literalmente, que “si el retraso fuese producido por motivos no imputables al contratista y éste ofreciera cumplir sus compromisos dándole prórroga del tiempo que se le había señalado, se concederá por la Administración un plazo que será, por lo menos, igual al tiempo perdido, a no ser que el contratista pidiese otro menor”.

…EN UN OTOÑO SECO

“Factores climatológicos, como son las frecuentes lluvias”, alegaron el inspector y el director de las obras.

El gráfico muestra la precipitación del periodo de ejecución de las obras, muy inferior a la mediana del periodo 1981-2010 en Santander || Fuente: AEMET

El gráfico muestra la precipitación del periodo de ejecución de las obras, muy inferior a la mediana del periodo 1981-2010 en Santander || Fuente: AEMET

Sin embargo lo que revela el factor climatológico es que, durante el periodo de ejecución del contrato (desde el 19 de octubre), Santander vivió episodios secos o muy secos.

La estadística de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), recogida en los avances climatológicos de los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre (el periodo desde la formalización del contrato), muestra un otoño más seco de lo normal.

En especial en un mes de diciembre «muy seco», según la AEMET, factor decisivo en la propagación de los incendios en la última quincena del año, cuando se recogieron 21 milímetros (mm) de precipitación, frente a los 118 mm del nuevo periodo de referencia (1981-2010) en los estudios climatológicos.

Asimismo, noviembre fue un mes “seco”, con una precipitación en el Aeropuerto de Parayas de 107,3 mm (67,3 mm en el Meteorológico), frente a una media mensual en el aeródromo que asciende a 157 mm.

Octubre fue un mes «ligeramente seco», en el que también se registró menos precipitación de la habitual: 53,9 mm, por los 120 mm de media en el periodo de referencia.

Y sólo septiembre se acercó a las cantidades de precipitación «normales», con un registro de 73,2 mm por los 83 mm de media mensual.

Pero desde la formalización del contrato, el 22 de septiembre, sólo llovió dos días. El día 23 de forma inapreciable y el día 24 más de 20mm. El resto de lo días fueron de sequía total.

LA LEY TAMBIÉN CONTEMPLA MULTAS POR INCUMPLIMIENTO

Además del hecho de que el Ayuntamiento interpreta que la lluvia en Santander es una causa de retraso en los plazos de la entrega de una obra “no imputable al contratista”, la administración interpreta la norma a favor de la empresa, porque obvia otros artículos de la misma legislación que contemplan penalizaciones por incumplimientos

Así, el artículo inmediatamente anterior al aplicado, el 212, establece “penalidades para el caso de cumplimiento defectuoso de la prestación objeto del mismo o para el supuesto de incumplimiento de los compromisos o de las condiciones especiales de ejecución del contrato”.

Estas penalidades deberán ser “proporcionales a la gravedad del incumplimiento y su cuantía no podrá ser superior al 10 por 100 del presupuesto del contrato”.

De esta manera, se obliga al contratista a cumplir el contrato “dentro del plazo total fijado para la realización del mismo, así como de los plazos parciales señalados para su ejecución sucesiva”.

Cuando el contratista, por causas imputables al mismo, hubiere incurrido en demora respecto al cumplimiento del plazo total, la Administración podrá optar “indistintamente” por “la resolución del contrato” o por “la imposición de las penalidades diarias en la proporción de 0,20 euros por cada 1.000 euros del precio del contrato”.

No sólo eso, porque el órgano de contratación puede “acordar la inclusión en el pliego de cláusulas administrativas particulares de unas penalidades distintas a las enumeradas en el párrafo anterior cuando, atendiendo a las especiales características del contrato, se considere necesario para su correcta ejecución y así se justifique en el expediente”.

Asimismo, el órgano de contratación está facultado para proceder a la “resolución” del mismo o acordar la “continuidad de su ejecución con imposición de nuevas penalidades”, si las multas por demora alcanzan un múltiplo del 5 por 100 del precio del contrato.

Es el órgano de contratación (la mesa), a propuesta del responsable del contrato si se hubiese designado, el que tiene la potestad de imponer las sanciones.

Estas son inmediatamente ejecutivas, y se pueden hacer “efectivas mediante deducción de las cantidades que deban abonarse al contratista” o sobre “la garantía” que, en su caso, se hubiese constituido, cuando no puedan deducirse de las mencionadas certificaciones.

LA EMPRESA ESTÁ LIGADA A LA FAMILIA MONTALVO…

Teginser es la empresa del grupo Perteo especializada en obra civil y edificación en España y Latinoamérica. En su web ofrece una atención «local» con la finalidad de brindar un servicio «inteligente,más ágil y eficiente».

Cuenta con una trayectoria de 20 años y tiene hasta 12 sociedades, con implantación regional como en Castilla-La Mancha o Andalucía, e internacional, sobre todo en Latinoamérica, con implantación en Panamá o Perú.

Su negocio está diversificado (inmobiliario, construcción, soluciones de ingeniería, producción de materiales, consultoría, telecomunicaciones o renovables).

Algunas de sus obras más relevantes en Cantabria han sido el tramo de la A-8 entre La Encina y Torrelavega; la remodelación de la terminal del Aeropuerto de Santander; el saneamiento del Arco Sur de la Bahía; las bodegas y almacenes en el Puerto de Laredo; centros de salud en Camargo, Bezana o Noja y colegios públicos en Requejada y Corrales de Buelna; la Escuela de Fisioterapia, en Torrelavega o las viviendas de protección oficial en los terrenos de la Iberotanagra (Santander).

Teginser estuvo anteriormente ligada al grupo Silver Eagle, de la familia Montalvo, hasta que en 2010, en pleno concurso de acreedores, los directivos se quedaron con el 100% del capital de SEOP.

…Y AL RACING DE LA ERA PERNÍA

Entre ellos, el entonces director general, Santiago Gilarranz, que fue consejero del Racing de Santander que presidió Francisco Pernía hasta finales de 2011.

Gilarranz es en la actualidad apoderado de Teginser, según la información mercantil pública, así como consejero delegado y presidente de tres sociedades del Grupo Perteo. Fue citado como testigo en la querella de los exjugadores del Racing.

También son consejeros en otras sociedades de Perteo otros dos exdirigentes del Racing de Pernía, como Roberto Bedoya y Carlos Velado.

El informe de calificación del concurso de acreedores del Racing consideró que Gilarranz, Bedoya y Velado, junto al resto de consejeros de aquella época, fueron responsables de irregularidades contables y de la demora en la solicitud del concurso, aunque fueron exculpados de todos los cargos y reconocida su colaboración con la administración concursal.

Mostrar comentarios [2]

2 Comentarios

Los comentarios de esta noticia está cerrados.

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.