Valdecilla desarrolla la primera neurocirugía espinal ambulatoria para reducir los efectos adversos asociados al ingreso

Liderado por el Servicio de Neurocirugía-Unidad de Raquis Quirúrgico, en colaboración con Hospitalización Domiciliaria, Hospital de Día y Anestesiología, es el segundo proceso que implementan tras desarrollar a nivel pionero la primera cirugía oncológica craneal ambulatoria
Tiempo de lectura: 4 min

El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV) acaba de realizar la primera intervención de neurocirugía espinal de carácter ambulatorio, dando así un paso más en la incorporación de procedimientos espinales a los programas de cirugía mayor ambulatoria.

La neurocirugía espinal ambulatoria es menos disruptiva sobre la funcionalidad del paciente y reduce considerablemente los efectos adversos asociados a la hospitalización como la infección nocosomial. La aplicación generalizada de esta técnica evitará más de medio millar de estancias hospitalarias anuales.

El objetivo de la ambulatorización de procesos como este es mejorar la calidad de la asistencia que se presta al paciente y contribuir a una mejor y más pronta recuperación, ya que, tras la intervención quirúrgica disfruta de las comodidades de su domicilio y de la compañía de su familia el mismo día en el que pasa por el quirófano.

Este hito ha sido posible gracias al trabajo multidisciplinar de los equipos del Servicio de Neurocirugía-Unidad de Raquis Quirúrgico, Hospitalización Domiciliaria y Hospital de Día Quirúrgico, así como del Servicio de Anestesiología y Reanimación.

Además, tal y como ha explicado el jefe del Servicio de Neurocirugía del hospital, Rubén Martín, ha contado con el apoyo de las novedosas herramientas de telemonitorización de las que dispone Valdecilla, “que aseguran un postoperatorio tan eficaz y seguro como el hospitalario, pero más confortable”, aplicando el paradigma del ‘Hospital en el domicilio del paciente’.

“Valdecilla se suma así a la tendencia internacional que apuesta por la cirugía ambulatoria, un cambio de paradigma evidente en las intervenciones quirúrgicas”.

Una forma de proceder que es factible gracias a la amplia experiencia del Servicio de Neurocirugía y a la dotación de medios técnicos del HUMV como el neuronavegador, la TAC intraoperatoria, el sistema de microscopía robotizado o el monitor hemodinámico, que permiten que la intervención se lleve a cabo con un procedimiento anestésico y quirúrgico mucho menos invasivo de lo habitual, facilitando así que el paciente pueda disfrutar de una recuperación mejor, a pesar de haberse sometido a una cirugía mayor.

PARA PACIENTES CON PATOLOGÍA ESPINAL DE BAJA COMPLEJIDAD

El programa recién implantado está indicado para pacientes con patología de baja complejidad como hernias discales o estenosis de canal. De hecho, en 2019, de las alrededor de 300 intervenciones que se realizaron en Valdecilla en pacientes con enfermedades raquídeas, 125 de ellos presentaban este tipo de patologías de baja complejidad.

La cirugía por problemas degenerativos raquídeos se ha incrementado de forma considerable durante las dos últimas décadas y ha ido evolucionando hacia procedimientos mínimamente invasivos que producen menos dolor postoperatorio y obtienen mejores resultados funcionales. Todo esto unido a la mejora de las técnicas anestésicas y el desarrollo de las unidades de hospitalización domiciliaria permite la intervención ambulatoria en pacientes seleccionados con patologías de baja complejidad.

“Actualmente existe una gran preocupación a nivel internacional por mejorar la recuperación delos pacientes tras la cirugía y, desde luego, es la ambulatorización del postoperatorio una de las medidas que mayor impacto tiene en este sentido. Gracias a la “excelente coordinación y un gran trabajo multidisciplinar” acompañado de soluciones tecnológicas que permiten obtener información continua de las constantes y de la situación del enfermo, las convalecencias de cirugías pueden realizarse con la misma o mayor seguridad en el domicilio del paciente”.

Finalizada la intervención, el paciente permanece en observación durante unas horas en el Hospital de Día Quirúrgico para controlar el posoperatorio inmediato y volver a evaluar si cumple con los criterios de alta en condiciones de seguridad. Si todos los parámetros son favorables, recibe el alta hospitalaria y es ingresado en su domicilio.

Ya en casa, es atendido las 24 horas por los profesionales especialistas del Servicio de Hospitalización Domiciliaria que, además de haberse formado específicamente en la atención a los pacientes neuroquirúrgicos, se mantienen en contacto durante toda la recuperación con el Servicio de Neurocirugía y de Anestesia para hacer frente a cualquier eventual complicación.

UN PROGRAMA DE NEUROCIRUGÍA AMBULATORIA EN CRECIMIENTO

Este tipo de intervención ambulatoria no es la primera que realiza Valdecilla, ya que hace unos meses estrenó un programa pionero a nivel nacional de neurocirugía oncológica craneal ambulatoria en colaboración con el Toronto Western Hospital de la Universidad de Toronto, que disminuye la morbilidad asociada al ingreso hospitalario en pacientes tan sensibles como los neuro-oncológicos.

Tras los buenos resultados obtenidos con este programa, el objetivo es ir extendiendo este modelo de intervención multidisciplinar que lleva el hospital a casa de los pacientes.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.