La restauración de la Ermita de San Juan de Socueva podría realizarse este año

El presupuesto global del proyecto asciende a 90.000 euros para llevar a cabo la renovación de este bien de “indudable interés histórico-artístico”
Tiempo de lectura: 6 min

El vicepresidente y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, ha mostrado su confianza a que la restauración de la Ermita de San Juan de Socueva, con un presupuesto global de 90.000 euros, pueda estar finalizada “este año” de cara a poner en valor la que es considerada la construcción religiosa “más antigua” de Cantabria y de “indudable interés histórico-artístico”.

Tal y como ha concretado el vicepresidente, se trata de una capilla rupestre, situada al sur del municipio de Arredondo, y profundamente arraigada en la comunidad, que hasta hace poco, todavía celebraba el culto a San Juan Bautista.

Fue declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento Histórico-Artístico en 1985, uno de los “más importantes” con los que cuenta Arredondo y que se encontraba en malas condiciones, por lo que era necesario llevar a cabo un proyecto de conservación sobre el que se ha realizado un escaneo tridimensional de la ermita y del frente rocoso en el que se encuentra y un estudio preliminar de las manifestaciones rupestres localizadas en la zona.

En su opinión, esta actuación es una muestra más del “compromiso” del Gobierno de Cantabria con la conservación del patrimonio de la región y ha concretado que fue tras visitar Arredondo, en noviembre de 2019, cuando se hizo firme la apuesta por retomar el proyecto de restauración que hoy se ha presentado en el Ateneo de Santander, en el transcurso de un acto que ha contado con todas las medidas de seguridad frente al Covid19.

Esta actuación “absolutamente necesaria” garantizará la conservación de un bien esencial dentro del patrimonio histórico artístico de Cantabria y cuyo proyecto de restauración ha contado con la conformidad de asociaciones que en su día mostraron su malestar al contenido del mismo. Para ello, se ha elaborado de un documento nuevo realizado por un equipo multidisciplinar de profesionales en consonancia con la importancia de Socueva.

En este sentido, Pablo Zuloaga ha destacado la “total transparencia y humildad” a la hora de elaborar y presentar el proyecto actual dado que “si una decisión, en un momento determinado, no es la más adecuada, se admite y se rectifica”, al tiempo que ha puesto en valor que la Dirección General de Patrimonio Cultural haya participado en un programa europeo de becas por el que la Ermita de Socueva podría recibir, además, una subvención de 10.000 euros que, en el caso de lograrse, se destinarán a la financiación de la restauración.

Por ello, ha insistido en que desde la Consejería existe un compromiso “real” con la ejecución de esta intervención para su conservación y restauración, puesto que, “de no ser así, no podríamos optar a esta ayuda europea”, ha incidido. La designación de la Ermita de San Juan de Socueva como candidata a este programa de ayudas fue realizada por ‘Future for Religious Heritage’.

En líneas generales, la intervención que se plantea tiene como principal finalidad la restauración y conservación de un monumento que forma parte del Patrimonio Cultural de Cantabria y del Patrimonio Histórico Español, preservando su valor y cualidades estéticas e históricas bajo las directrices de Annibal González de Riancho y su equipo, formado por varios especialistas del ámbito de la arquitectura, restauración, historia e ingeniera, entre otras.

Según ha detallado Pablo Zuloaga, una vez que se dispongan los informes técnicos y jurídicos necesarios se procederá a licitar la contratación de las obras.

En el acto el vicepresidente también ha estado acompañado, entre otras autoridades, por la directora general de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica, Zoraida Hijosa.

El proyecto

En concreto, se mejorará el acceso desde el exterior, acondicionando la senda desde el aparcamiento y cambiando la portilla por una nueva de acero corten; se procederá a la restauración del presbiterio (camarín tallado en la roca que alberga el altar), del arco de herradura y del altar visigótico y la de la nave de la cueva (anterior al presbiterio), techos, paredes, recuperación del suelo de roca natural.

Además, los trabajos incluyen la limpieza y saneamiento del vestíbulo (nártex o zaguán) situado a la entrada, poniendo en valor el soplao por donde entra la luz; restauración especial de la cabeza labrada del dintel de madera; limpieza y nueva mampostería en la fachada de roca; limpieza y saneamiento del atrio (soportal), arreglando el tejado y restaurando los canecillos de madera y la instalación de una placa solar a distancia considerable, para dotar de luz a la Ermita, así como la restauración del retablo de nogal y el cierre de piedra armada existente en el patio anterior al soportal.

Todo ello se llevará a cabo respetando todas las características formales básicas y se priorizará la conservación de todo elemento original mediante la utilización de materiales y productos compatibles con el objeto de los trabajos, centrándose principalmente en la restauración y consolidación de la Ermita.

La contratación de las obras de restauración es necesaria para el cumplimiento de los fines institucionales de la Consejería de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte y para su transmisión a generaciones futuras, de acuerdo con la Ley 11/1998 de Patrimonio Cultural de Cantabria.

Datos de interés

Se trata de un bien de titularidad privada, a cargo de la Diócesis de Santander, incluido en el Registro de Bienes Culturales de Cantabria, declarada Monumento con la categoría de Bien de Interés Cultural – BIC (Boletín Oficial de Cantabria – BOC n.º 51, 29 de marzo de 1985). Asimismo, cuenta con un entorno de protección definido por la ley de patrimonio cultural de Cantabria, publicado en el BOC n.º 86 (6 de mayo de 2005) y modificado en 2012 (BOC n.º 76; BOE n.º 274, 2 de noviembre de 2012).

Se localiza en la ladera de un farallón calizo desde el que se domina el valle medio del río Asón, en un entorno con una alta concentración de yacimientos donde convive con otros enclaves que favorecen un intenso poblamiento de época visigoda en la zona.

En el propio farallón rocoso, abiertas en las proximidades del entorno de la ermita, han sido reconocidas otras cuatro cavidades, llamadas abrigos de San Juan de Socueva I, II, y III. En el conjunto permanecen representaciones rupestres y restos de yacimiento arqueológico. Asimismo, se conserva la Cueva de San Juan, con yacimiento arqueológico y presencia de pinturas parietales.

 

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.