Medidas de conciliación, jornadas reducidas o incentivos salariales por no usar el coche: así es Errata Naturae, la editorial cántabra que ha publicado el libro sobre la experiencia de aislamiento de Beatriz Montañez

Trabaja desde los valles pasiegos
Tiempo de lectura: 4 min

La editorial Errata Naturae, con sede en Cantabria, en los valles pasiegos, publica el libro que relata la mediática experiencia de Beatriz Montañez, cara popular por su paso por El Intermedio con El Gran Wyoming, tras el cual pasó a vivir aislada, cinco años, en una cabaña alejada de todo y con los mínimos recursos.

‘Niadela’ es el libro en el que Beatriz Montañez cuenta la historia de una “desposesión”, del “ abandono de sí misma para poder encontrarse con aquella que una es en realidad”, tal y como describe Errata Naturae.

“Supongamos que llevas años trabajando en la televisión, presentando un programa en prime time. Lo tienes todo: fama, dinero, reconocimiento profesional, una rica vida social… Pero sientes que algo hace crack. Y lo dejas todo. Pero lo dejas de verdad. Porque sabes que arrastras una herida profunda y muy antigua que ni la fama ni el dinero ni los reconocimientos han podido sanar. Y es hora de ocuparse de esa herida”, explican.

Es lo que le pasó a Beatriz Montañez, desaparecida de la pantalla en los últimos años pese a la fama que adquirió en aquella etapa.

Lo que hizo fue irse a vivir a una cabaña de piedra, una antigua casa labriega que llevaba ya varias décadas abandonada, y en la que no había ni electricidad ni agua caliente ni ningún ser humano a menos de veinticinco kilómetros a la redonda. Durante cinco años. Y dedicarse a escribir

“Niadela se convierte en un excepcional ejercicio de atención, de observación, de escucha; en otras palabras, de pura nature writing, en el que con paciencia, con precisión y con un hálito poético extraordinario, la autora nos narra el constante devenir, tan efímero como maravilloso, de la vida que brota a su alrededor”, subrayan en la editorial, en un trabajo en el que se mezclan la curiosidad de la autora, la intuición y un lenguaje poético muy en contacto con la naturaleza.

De su mano, conoceremos historias como la de su amistad con un zorro –que de alguna forma sirve para hablar del recuerdo de la ausencia del padre–, el día que se rebanó el dedo con una motosierra, y una mezcla de alegrías e inseguridades, muchas ligadas al abandono de las personas que suponían su vida cotidiana.

ERRATA NATURAE

Si bien la historia de Beatriz Montañez ha supuesto un hito mediático con amplia difusión en medios nacionales, Errata Naturae lleva años haciendo un trabajo constante y persistente por nuevos modos de hacer las cosas.

Afincados en los valles pasiegos, su proyecto editorial parte del deseo de “dejar de trabajar con grandes empresas cuyos objetivos no compartimos y cuyas prácticas en muchos casos aborrecemos”, favoreciendo, en cambio, la colaboración con proyectos que sienten “cercanos” y con los que puedan establecer redes de solidaridad y apoyo mutuo.

Por ejemplo, cada nueva publicación de su colección Libros Salvajes es vinculada con una asociación local de defensa de la fauna salvaje, de modo que ésta reciba un 10% de las ganancias netas del libro y reciba difusión en el propio libro y sus comunicaciones.

«Nos gusta lo que hacemos y aspiramos a ser razonablemente felices no sólo al salir de la oficina, sino también durante el tiempo que dedicamos a idear y editar libros», defienden.

Fruto de esa filosofía, Errata Naturae, un equipo de seis personas, cuenta con fórmulas como la semana laboral de cuatro días sin reducción salarial –dentro de una apuesta por la conciliación y la flexibilidad que da protagonismo a los trabajadores en la decisión sobre sus horarios y formas o lugares desde donde trabajar–, trabajos con contratos fijos e indefinidos e incluso incentivos salariales para quienes acudan a la oficina andando o en bicicleta.

La transparencia y participación en la toma de decisión, o los pagos rápidos a los colaboradores, junto a medidas para reducir la huella ecológica, que pasan por el uso de papel ecológico “de verdad”, la renuncia al plástico, una política racional de viajes y presentaciones en la que han contado con el asesoramiento de Ecologistas en Acción, y que se extiende al servicio de mensajería, con una empresa con todo el personal en plantilla, además de con fórmulas de autoconsumo energético.

Sus colecciones incluyen temas como los que se refieren al contacto con la naturaleza, lo periférico o la cultura popular.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.