Violencia, desigualdad y exclusión, los riesgos que suman las prostitutas

Tiempo de lectura: 2 min

En el comienzo de la década de los setenta, la constante presión policial y legislativa unida a la desprotección obligó a las mujeres que ejercían la prostitución a ocultarse más. Esto unido a la violencia que sufrían, después de dos asesinatos y con una clara falta de voluntad del gobierno de proteger a estas mujeres, se declararon en huelga y ocuparon una iglesia local.  Después de ocho días, la iglesia fue allanada por la policía. Este suceso es considerado como el punto de partida de un movimiento que visibiliza y reivindica los derechos de las trabajadoras sexuales.

«Realmente esta situación de desprotección no ha cambiado mucho en estos casi 50 años, situación que queremos visibilizar, poniendo el foco en la violencia, desprotección y exclusión que sufren», advierten con motivo de este día desde la agrupación “Hay cosas que no se olvidan”, entidad de la que forma parte la cántabra ACCAS (la Asociación Ciudadana Cántabra Antisida).

Estas entidades recuerdan que su labor de asistencia a las prostitutas se ciñen a la reducción de daños y la promoción de salud, en un concepto amplio: así, les ofrecen un servicio de acogida confidencial que les permite establecer una relación de apoyo que les permite una intervención para la prevención del VIH y otras ITS.

Les facilitan material preventivo, folletos e información individualizada, en lo referente a la salud sexual, reproductiva y autocuidados. Además, derivan a diferentes servicios sanitarios y jurídicos, ofreciendo acompañamiento, seguimiento, apoyo psicológico, etc.

Sus intervenciones, además de en las sedes de las ONGs, se realizan en los lugares donde se ejerce la prostitución, lo que les permite acometer intervenciones grupales en materia de salud sexual y detección de otras necesidades.

La intervención se complementa con la formación de “Promotoras de Salud”: mujeres que ejercen la prostitución que son las que posteriormente, provocarán el “efecto bola de nieve” y formarán a sus iguales. Dentro del marco de “trabajo entre iguales”, el objetivo de la información es que los mensajes, lleguen a la comunidad destinataria, a través de las propias personas participantes, lo cual logramos con estas formaciones.

La agrupación “Hay cosas que no se olvidan, HCQNSO” está compuesta por la Asociación Ciudadana Cántabra Antisida (ACCAS), Comité Ciudadano Antisida De Palencia (CCASP), Asociación Olontense Contra La Droga (AOCD), ADHARA, Asociación VIH/Sida De Sevilla, Comité Ciudadano Antisida Del Principado De Asturias (CCASiPA) y Comité Ciudadano Antisida De Zamora (CCASZ) y además con la colaboración de la Asociación Caracol, de Ponferrada, Asociación Anti Sida de Gipuzkoa (ACASG), Comité anti Sida Campo de Gibraltar y Comité Ciudadano Anti Sida de Burgos.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.