DÍA DE LA JUVENTUD
Foto: Carlos Atienza

Cantabria, a la cola de la emancipación juvenil

Los jóvenes duplicaron el año pasado las tasas de temporalidad respecto a los adultos. La pandemia destruyó los empleos parciales, ocupados por jóvenes. CCOO lamenta que la pandemia ha subrayado la inestabilidad laboral de la juventud que soporta los empleos más precarios y de peor calidad (Foto: Carlos Atienza)
Tiempo de lectura: 5 min

Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO), coincidiendo con el Día Internacional de la Juventud el 12 de agosto, ha querido poner el acento en la precaria situación en la que se encuentra la juventud de Cantabria, que soporta los empleos más precarios y de peor calidad del mercado de trabajo, una inestabilidad laboral que se ha visto acentuada durante 2020 con la crisis de la COVID 19.

Así, el sindicato ha presentado el informe ‘El empleo de las personas jóvenes en Cantabria: Un análisis del periodo de recuperación económica y las consecuencias de la crisis por la COVID 19’, elaborado en colaboración con la Fundación 1º de Mayo de CCOO, que analiza la situación de las personas con edades comprendidas entre los 16 y los 29 años en la región, así como sus efectos en sus oportunidades de emancipación en un contexto auspiciado, además, por la pandemia.

En este sentido, el sindicato ha subrayado que el 54,7% de los empleos de las personas entre 16 y 29 años fueron temporales en 2020, una cifra muy por encima de la de la población trabajadora de Cantabria en general, que es del 27,1%, es decir, más del doble.

Así, en el último trimestre de 2020, había 9.600 personas jóvenes con un empleo temporal y durante todo el año la temporalidad siempre superó el 50% de la población joven asalariada.

En lo que a parcialidad se refiere, hay que señalar que se reduce durante 2020 como consecuencia de la destrucción de los empleos más precarios y que la juventud sigue asumiendo casi un 6% más en la tasa de parcialidad que la media autonómica.

“Los y las jóvenes son los que más sufren los vaivenes del inestable mercado que tenemos en Cantabria, debido, fundamentalmente, a que el empleo que se destruye primero es el que tiene peores condiciones laborales. De ahí que en el segundo trimestre de 2020, meses en los que la actividad y el empleo se reducen, también lo haga la parcialidad, que en el caso de la juventud se reduce hasta el 19.6%”, ha señalado Rosa Mantecón, secretaria general de CCOO de Cantabria.

Por géneros, la mujer sigue siendo la que sale más malparada de las estadísticas, donde, a pesar de que la evolución es similar, las variaciones son mucho mayores en las mujeres. Así, entre la temporalidad de las mujeres jóvenes en la primavera y en el verano hay 18,3 puntos de diferencia, frente a los 7,7 de los hombres jóvenes.

“No aceptamos la precariedad como un peaje a pagar por la juventud en el mercado laboral; hacerlo sería demencial. Desde CCOO impulsamos la puesta en marcha de un plan de empleo juvenil que entendemos que tiene que ser el revulsivo para la situación de las personas jóvenes en la región”, ha dicho Mantecón.

En lo que a desempleo se refiere, y a pesar de las medidas de mantenimiento del empleo que evitaron la destrucción de miles de puestos de trabajo, la población joven sufrió durante 2020, especialmente durante la primavera, el incremento de la tasa del paro hasta el 34,6%, con una importante pérdida de puestos de trabajo, que se fue recuperando durante el resto del año, aunque sin llegar a la tasa del primer trimestre.

“Es una vergüenza que las generaciones que constituyen el presente y el futuro de nuestra región y del país vayan a vivir peor que sus padres y deban soportar tasas de paro y temporalidad tan elevada. Es inadmisible que les resulte imposible emanciparse y elaborar proyectos de vida propios”, ha manifestado la secretaria general de CCOO de Cantabria.

Cantabria, a la cola de la emancipación

En este sentido, la crisis provocada por el coronavirus también ha hecho mella en la emancipación de la población joven. Así, en 2020, 1 de cada 3 personas con edades comprendidas entre los 25 y los 29 años vive emancipada (32,1%). Además, hay que destacar que estamos por debajo de la media estatal, donde en esta edad la tasa de emancipación es del 35,8%. Por su parte, la emancipación de la población de 30 a 34 años también ha seguido una evolución descendente aunque menos acusada (64,7% en Cantabria frente 68,9% en el conjunto del Estado).

De este modo, Cantabria está a la cola de la emancipación en todo el país, restando un 14,7% entre las personas jóvenes de entre 16 y 29 años.

“Si una persona joven quisiera acceder a una vivienda en propiedad, debería destinar a tal fin entre el 60 y el 70% de su salario neto”, ha apuntado Mantecón, a partir de los datos extraídos del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE).

“Es curioso que, pese a que las mujeres jóvenes son las peores paradas en el mercado laboral, con unas precarias condiciones de trabajo y salarios bajos, sin embargo, se emancipan antes que los hombres, siendo las diferencias entre géneros mucho mayores que en la media estatal, con 17 puntos porcentuales de diferencia en Cantabria frente a los 10 puntos de diferencia en la media de España”, ha señalado Rosa Mantecón.

Por todo ello, desde CCOO de Cantabria, coincidiendo con el Día Internacional de la Juventud, ha reivindicado más y mejor empleo para las personas jóvenes y animamos a la juventud a organizarse y luchar frente al paro, contra la precariedad y por el acceso a la vivienda.

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.