La plantilla de Forjas de Cantabria cree que el Gobierno cántabro no ha cumplido su palabra de implicarse y buscar una solución para la empresa

Los y las trabajadoras se han concentrado hoy a las puertas del Ejecutivo regional en la calle Peña Herbosa de Santander
Tiempo de lectura: 2 min

La actividad que desarrolla Forjas de Cantabria es viable. Tanto la plantilla de la empresa como la Federación de Industria de Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) están convencidos de que tiene muchas posibilidades de futuro y por eso, aunque hoy ya han recibido las cartas de despido, no quieren dejar de luchar hasta el final.

Esta mañana han trasladado su protesta ante la puerta del Ejecutivo regional en la calle Peña Herbosa, al considerar que el Gobierno de Miguel Ángel Revilla les ha dejado huérfanos ante una situación que se habían comprometido a intentar enmendar.

En este sentido, Jesús de Celis, delegado de CCOO en Forjas de Cantabria, ha insistido ante los medios de comunicación que el Gobierno de Cantabria tiene que formar parte de una posible solución porque «han tenido ocasión y posibilidades de reconducir la situación pero, pese a su compromiso, ha habido poco movimiento. Directamente nos han considerado un muerto y están esperando a que dejemos de hacer ruido».

En concreto, el delegado de CCOO se refiere a la deuda contraída por la empresa pública catalana y que ahora arrastra Forjas de Cantabria. Para De Celis, «el Gobierno de Cantabria debería pedir a la Generalitat que asuma y reconozca esta deuda para que no suponga un lastre para otros empresarios. Es un trabajo político al que además se comprometieron y ese compromiso no se ha cumplido», ha sentenciado.

Aunque ya entienden que la empresa igual no tiene recorrido como Forjas de Cantabria, las 24 personas que componen la plantilla no pierden la esperanza de que haya una alternativa a la destrucción de empleo y esperan, al menos, su recolocación en otras empresas.

César Conde, secretario general de la Federación de Industria de CCOO en Cantabria, ha recordado que se trata de una empresa que podría llegar al centenar de trabajadores tranquilamente y ha insistido en que «Campoo es una comarca ya dañada industrialmente y no debemos olvidar que por ahí empieza lo que ahora llaman la España vaciada porque la gente no encuentra futuro en sus comarcas y tiene que marchar».

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.