Aumenta la biodiversidad en Santander gracias a la reducción de siegas en praderas urbanas

Desde Seo Birdlife explican que las praderas silvestres en parques urbanos de Santander son un reducto para mariposas y abejas silvestres, gracias a una mayor disponibilidad de flores. Aves como el jilguero, el buitrón o el gorrión encuentran alimento en estas zonas con gestión diferencial. FOTO, NACHO FERNÁNDEZ
Tiempo de lectura: 6 min

Cuando las personas visitan por primera vez la ciudad de Santander se sorprenden de la cantidad de naturaleza que hay integrada en la trama urbana. El clima  de Santander, con temperaturas suaves y lluvia frecuente ayuda a integtrar la naturaleza en la trama urbana, pero, según explican desde Seo Birdlife,  también lo hace la gestión del verde urbano. Desde hace unos años, las praderas de césped de los parques urbanos de la ciudad conviven con superficies de herbazal donde se reduce la frecuencia de las siegas a una o dos veces al año.

Añaden que este cambio en la gestión de las praderas de césped no solo varía el paradigma de la estética tradicional de los parques urbanos, sino que ayuda a la biodiversidad. “Cuando dejamos florecer la hierba, aumenta el número de especies herbáceas presentes en las praderas que ofrecen néctar y polen a mariposas e insectos polinizadores; mientras que las semillas y las propias hojas aportan alimento a otros artrópodos, que son un alimento básico para aves, pequeños mamíferos y reptiles”, indican desde SEO/BirdLife. “Se potencia así un ecosistema complejo en el que además se reduce la presencia de posibles plagas, gracias a que son controladas por los depredadores naturales”, continúan.

Habitualmente, los restos de las siegas se incorporan a las praderas de césped a modo de acolchado o “mulch”. Este compost fertiliza el suelo y limita el crecimiento de otras especies herbáceas autóctonas que precisan menos nutrientes que el césped tradicional para desarrollarse. La reducción de las siegas y, en consecuencia, del aporte extra de nutrientes favorece la aparición y el desarrollo de multitud de especies autóctonas con floraciones diversas en diferentes momentos de la primavera y el verano.

Entre estas especies, destacan por su belleza y singularidad, según detallan desde la organización ecologista, las orquídeas silvestres que aparecen “como por arte de magia” en las zonas en las que se deja descansar la segadora en primavera. Esto ya se ha constatado en el Campus de Las Llamas de la UC, donde crecen nueve de las once especies de orquídeas silvestres presentes en Santander, recogidas en la Guía de Orquídeas de Santander, editada por SEO/BirdLife en el marco de Santander Capital Natural. No en vano, la coordinadora de la Oficina EcoCampus supervisa la gestión de las zonas verdes del campus señalizando las zonas con orquídeas e impidiendo así que se sieguen antes de que finalice su floración.

Las mariposas son un buen termómetro para medir la biodiversidad

Adaptarse a nuevos parámetros estéticos no siempre es fácil, por ello es fundamental contar con argumentos acerca de los beneficios de las praderas naturales en la ciudad, como por ejemplo el aumento de la diversidad de especies de mariposas. Para poder medir este incremento, los técnicos de SEO/BirdLife realizan muestreos comparativos en una pradera segada y otra sin segar del mismo parque urbano, siguiendo la metodología Butterfly Monitoring Scheme (BMS) del Programa Europeo de Seguimiento de Mariposas. Entre los resultados obtenidos, contrastan las dos especies de mariposa localizadas en la zona segada del Parque de La Vaca, frente a las nueve especies diferentes en las zonas sin segar del mismo parque. Y no solo la diversidad de especies es notablemente más amplia, sino que, mientras en la zona segada solo se observaron 3 ejemplares de mariposa, en la zona segada el número de observaciones de mariposas ascendió a 37.

Las mariposas son, por tanto, un buen termómetro que permite detectar el palpable incremento de la cantidad y diversidad de especies asociadas a una jardinería menos intensiva.

Esta apuesta por la gestión diferencial de las praderas es una realidad en Santander, destacan desde la organización, en cuyos parques se cuenta actualmente con casi 50.000 metros cuadrados de superficie, divididos en 15 parcelas diferentes, en los que se reducen las siegas permitiendo la floración y el semillado de las praderas. Estas parcelas se encuentran en los parques de Las Llamas, la Cantera de Cueto, La Remonta, Mataleñas, La Residencia y La Vaca. A estas superficies se acaba de sumar la pradera del recién inaugurado Parque 2020, que seguirá una gestión que favorezca el desarrollo de especies de flores autóctonas frente al césped tradicional.

A lo largo de los próximos años se incrementará el número de parcelas y parques en los que se aplicará una gestión diferencial de siegas, buscando siempre que estos cambios en la gestión sean compatibles con las necesidades uso público y la conservación de los valores estéticos y culturales de los diferentes parques y jardines de la ciudad.

La siembra de praderas floridas amplifica los beneficios

Además de la reducción de las siegas, otra de las medidas aplicadas para mejorar la diversidad de flores silvestres en la ciudad de Santander visible ya en los parques de La Remonta y Las Llamas, son las praderas floridas. Se trata zonas verdes, en un total de 1.800 metros cuadrados, donde se ha preparado el terreno y se ha sembrado con una mezcla de flores autóctonas propias del ambiente cantábrico. Estas siembras con más de veinte especies han sido seleccionadas para florecer de manera escalonada y así alargar el periodo de floración, lo que favorece a las abejas silvestres y a las mariposas de Santander, al mismo tiempo que ofrece espacios estéticamente agradables a los usuarios de los parques urbanos, cuyo interés ya se ha constatado a lo largo de la primavera.

Santander Capital Natural

Santander Capital Natural es un proyecto liderado por el Ayuntamiento de Santander, que tiene como objetivo principal el refuerzo del papel de la red de zonas verdes urbanas en la conservación de la biodiversidad a escala local, potenciando los servicios ambientales que ayudan a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía de Santander. Contando para ello con la planificación estratégica, la participación ciudadana y la implicación de la sociedad de Santander.

Este proyecto se prolongará hasta diciembre de 2025, y tiene como socios al Ayuntamiento de Santander, SEO/BirdLife, la Asociación Amica, la Fundación para la Investigación del Clima y la Universidad de Cantabria. Santander Capital Natural cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU.

 

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.