Subir

Top

0

Solabria comienza a comercializar

12 de junio de 2017. POR

Solabria, la marca de la cooperativa energética de renovables Enerplus, ya comercializa por sí misma energía de origen renovable en Cantabria, tal y como confirmaba Gabriel Moreno en EL FARADIO DE LA MAÑANA de ARCO FM (103.2).

Hasta la fecha lo hacían de la mano de una cooperativa ‘hermana’, la vasca Goiener, pero tras culminar un complejo proceso administrativo, por fin pueden hacerlo por sí mismos.

De modo que ahora están haciendo el traspaso de los contratos y comenzando a facturar directamente desde la cooperativa.

Solabria funciona como cooperativa

Solabria sigue un modelo en el que los usuarios, los cooperativistas, se hacen socios pagando una cuota única y de por vida de 100 euros, que se devuelve si se da de baja.

A partir de ahí, se puede elegir contratar energía con Solabria, una energía cuyo origen renovable está certificado, en un proceso que puede hacerse desde su página Web.

Y todo dentro de un modelo que permite ahorrar, ya que la cooperativa no tiene ánimo de lucro.

Además, su objetivo es el ahorro de energía, para lo cual hacen un asesoramiento personalizado sobre su consumo, potencia, etc…

También existen tarifas especiales para colectivos con algún tipo de dificultad económica, en un momento en que se debate sobre la pobreza energética.

Como cooperativa, las decisiones las van tomando sus miembros, y está integrada en una federación estatal de cooperativas de energías renovables.

Tal y como recordaba Gabriel Moreno, “la contaminación provocada por los combustibles fósiles es un problema global con evidencia científica”, por lo que es necesario trabajar en fórmulas que ahonden en su ahorro o en usos de otras fuentes de energía más limpias.

Una lucha que está resultando complicada a quienes abanderan la búsqueda de un nuevo modelo energético frente al oligopolio eléctrico de un pequeño número de grandes compañías en situación de ventaja en el mercado, con el apoyo del Gobierno central y sus medidas como el ‘impuesto al sol’.

Y que van consiguiendo avances institucionales (en los municipios cántabros empiezan a aprobarse tasas a las eléctricas por el uso del suelo público, y en ciudades como Santander también se ha aprobado que el uso de renovables sea un criterio a la hora de adjudicar el contrato de suministro de energía en los edificios municipales).

Pero este frente político se empieza a resquebrajar por la vía judicial: el Tribunal Supremo acaba de avalar la legalidad del autoconsumo compartido de energías renovables, de modo que este tipo de instalaciones ya pueden usarse en, por ejemplo, comunidades de vecinos, “sin miedo a que la administración les pueda mandar a juicio”.

Además, España también ha sido condenada a pagar 128 millones de euros a un fondo de financiación internacional por un tribunal de arbitraje (por unanimidad de todos sus miembros, en la que es la primera de 27 sentencias pendientes que se espera que vayan en esa línea) por el recorte a las renovables. Desde Solabria temen que el coste de esta indemización “lo pagaremos todos los españoles en la factura eléctrica”.


logo_gil

Empresas Amigas