Subir

Top

0

Electroflamenco

12 de noviembre de 2018. POR

A pocas fechas de que le celebre el Día Internacional del Flamenco, esta modalidad de baile ha tenido su espacio en el escenario de la Teatrería de Ábrego, los pasados días 9 y 10 de noviembre, dentro de la programación de la IV Muestra Internacional de Teatro Mujeres que MUJERES QUE CUENTAN.

Gema Márquez

Sin dejar de ser flamenco en ningún momento, la bailarina/bailaora Gema Márquez interpreta su danza, trufada de música electrónica, que, cabe pensar,no sería del agrado de los puristas del flamenco, pero que con la participación de Artomático, proyecto de música electrónica, se ha dado forma a un espectáculo de flamenco fusión, que indaga en las posibilidades del baile flamenco más allá –o acá- de los cánones establecidos.

Sin decorado ni coreografía algunos, la artista comunica al público, con su solo cuerpo en danza, emoción y reflexión, a los compases de una música mezclada, extraña al flamenco, que no deja de ser lo sustantivo de la propuesta escénica, sin perjuicio de que, despojada de los zapatos de baile, su expresión mude a una danza moderna durante unos minutos, así como en la segunda parte, el atuendo de la bailaora flamenca, sin dejar de serlo, sugiera el baile del charlestón, por lo que el espectáculo muestra un cierto eclecticismo formal, bajo el denominador común del flamenco, que toma cuerpo en el de la artista.

La función consta de dos partes. La primera está inspirada en el ‘Romance de la monja contra su gusto’, letra de tradición oral, a la que Lorca dio más de una vuelta, que ha experimentado diversas variaciones, y que ha sido dicha y/o bailada acompañada de distintos instrumentos musicales. La música electrónica, el canto del romance y el baile de Gema Márquez son las partes de un todo, que es el flamenco fusión, oferta escénica de la bailaora y Artomático, y que como tal llega a la consideración del espectador. Lo que este espectador duda es que se haya logrado la pretensión de “bucear en lo más profundo de una música de raíz: el flamenco”, como se lee en el programa de mano. Tengo para mí que el flamenco es un mar, cuyo fondo, solo el flamenco cuenta con la escafandra para bucearlo.

La segunda parte, intitulada “Insert Coin to Fandango” abunda en lo mismo, si bien el baile fluye con más agilidad, si cabe, acorde con la menesterosa picardía, que subyace en su evolución, y que la intérprete transmite con su baile y unos movimientos de manos, y una gestualidad facial claramente expresivos.

Entre una y otra partes se proyectó un vídeo, del que es protagonista La Chana, bailaora gitana, víctima en una etapa de su vida de todo tipo de violencia machista, que dificultó gravemente su trayectoria artística, y que a los 72 años taconea, sentada en una silla, con tanta rabia como fuerza, al tiempo que sus brazos ponen arte en el aire. Con Gema Márquez en vivo, y, en proyección, La Chana, Ábrego Teatro satisface dos objetivos: uno, puntual, el de celebrar el flamenco en la cercanía de su Día Internacional; permanente, el otro, el de denunciar la violencia contra la mujer, en esta ocasión, que no pudo, por ello, llegar a triunfar según sus méritos artísticos. En una función, ambos.


logo_nexus4

Empresas Amigas