El sur de Cantabria se mueve contra el fracking

Tiempo de lectura: 4 min

La lucha contra el fracking será una guerra de largo alcance. A la partida que están jugando desde hace tiempo el Gobierno de Cantabria y el Ejecutivo central, ambos del Partido Popular, hay que sumar a los movimientos sociales que se siguen organizando en toda la comunidad autónoma para impedir una técnica de extracción de gas que rechazan frontalmente.

Protesta Fracking

La Asamblea contra la Fractura Hidráulica de Cantabria está recogiendo desde hace días las alegaciones que presentarán ante el Ministerio que dirige Miguel Arias Cañete para solicitar la nulidad de los sondeos de investigación de hidrocarburos Cadialso-2 y El Coto-2, en el término municipal de Valderredible, que se encuentran en fase de consultas previas de evaluación de impacto ambiental.

Se trata de un movimiento similar al que llevaron a cabo contra el sondeo de Repsol en San Martín de Toranzo, cuando presentaron un total de 8.274 alegaciones en la Delegación del Gobierno. También el pasado mes de junio promovieron acciones contra el pozo profundo de San Pedro del Romeral y la Vega de Pas.

Y es que, pese a los esfuerzos, las leyes autonómicas de ida y vuelta, las manifestaciones y la voluntad popular de evitar el uso de la fractura hidráulica en Cantabria, el fracking podría estar más cerca que nunca. Las empresas energéticas y el Ministerio de Industria no cejan en su empeño de buscar gas en el subsuelo de la comunidad autónoma.

La propia plataforma reconoce que los documentos que han elaborado para presentar estas alegaciones quedan un poco obsoletos por la nulidad de la Ley de Cantabria que prohíbe el fracking y que ha sido suspendida automáticamente por el Tribunal Constitucional hasta que se pronuncie sobre el fondo del asunto.

De todas formas, el movimiento que lucha contra la fractura hidráulica en la región se apoya también en la incompatibilidad de los usos del suelo con esta técnica que produce gran impacto sobre el entorno para impedir los pozos que pretende construir Gas Natural Fenosa en la localidad campurriana.

SE ACERCA EL FRACKING

En un momento de cambios legislativos y de enfrentamientos por las competencias sobre los permisos, la voluntad del Gobierno de España para desarrollar la técnica de la fractura hidráulica podría ser fundamental. Desde la plataforma alertan de que, en el peor de los escenarios, el fracking podría llegar a Cantabria en unos tres o cuatro meses.

Este colectivo insiste en que la situación es un tanto confusa ya que, con la modificación de la Ley de Impacto Ambiental, los plazos para la evaluación de este tipo de proyectos se reducen de los dos años a un periodo que puede variar entre los cuatro y seis meses.

La presentación del documento ambiental para los pozos que pretenden perforar el subsuelo de Campoo tuvo lugar a principios del mes de noviembre de 2013, como se puede confirmar en la página web del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

LAS ÚLTIMAS AMENAZAS

La empresa Petroleum Oil & Gas España, una filial de Gas Natural Fenosa, es la encargada de tramitar las dos solicitudes para sondeos de investigación en Valderredible, ambos mediante fractura hidráulica y de parecidas dimensiones, con perforaciones cuyos objetivos están a kilómetros de profundidad.

Esta compañía está dedicada a la investigación y producción de hidrocarburos en nuestro país y, con ese objetivo, pretende realizar sondeos en el  pueblo de San Martín de Elines, a unos 900 metros de la colegiata declarada patrimonio histórico-artístico y que conserva las únicas pinturas románicas de Cantabria.

El documento ambiental para la realización del sondeo de investigación de hidrocarburos denominado Cadialso-2 explica que se proyecta perforar un pozo en el término municipal de Valderredible, próximo al espacio protegido de la Red Natura 2000.

El emplazamiento ocuparía una superficie aproximada de 20.000 metros cuadrados, con una plataforma de trabajo de aproximadamente 17.000 metros y unas dimensiones medias aproximadas de 175 metros de longitud y 115 metros de anchura.

Las obras a realizar consistirían en el acondicionamiento de una zona para colocación de los equipos de perforación y equipos auxiliares, la construcción de un antepozo de hormigón armado, la construcción de una balsa de seguridad para alojar los tanques de tratamiento de los fluidos de perforación y dos balsas para la operación de fractura hidráulica.

Similares características y la misma finalidad tendría el pozo denominado El Coto-2 que, según el documento aportado por la empresa, se instalaría a escasos metros del anterior y la duración estimada de los trabajos de obra civil del emplazamiento del sondeo se podría prologar alrededor de un mes.

«Por todo esto y mucho más seguimos diciendo que no queremos fractura hidráulica ni aquí ni en ningún sitio y, viendo las intenciones de las empresas, es necesario espabilarse», concluyen desde la plataforma antifracking.

Mostrar comentarios [1]

1 Comentario

Los comentarios de esta noticia está cerrados.

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.