Nueva baja temeraria a constructora del cártel del asfalto en Santander

Tiempo de lectura: 4 min

Las obras de asfaltado de la santanderina Avenida Reina Victoria han sido adjudicadas a la empresa SENOR, sancionada por su pertenencia al cártel del asfalto que pactaba, según la Comisión Nacional de la Competencia, los precios de obra pública.

Y la adjudicación ha sido por el cuestionado método de la baja temeraria, es decir, una sustancial rebaja en las condiciones planteadas por el licitador (el Ayuntamiento), muy criticada en el sector por la rebaja de la calidad que suele acarrear, la competencia que supone para las empresas que no pueden permitírselo y porque suele ir acompañada de sobrecostes económicos.

En concreto, la Mesa de Contratación del Ayuntamiento de Santander ha propuesto esta adjudicación por un importe de 139.046 euros, que se licitaron en 236.191 euros, cerca de la mitad, en una técnica habitual para esta constructora.

Los trabajos comenzarán antes de finales de año,  y afectarán al espacio comprendido entre la curva de la Magdalena y los Jardines de Piquío, en ambos sentidos de circulación. Se trata de un tramo de un kilómetro de longitud con una superficie de 12.000 metros cuadrados.

Estos trabajos se suman a los que se van a acometer también en la calle Antonio López y en la avenida de Los Castros, tres actuaciones que, en conjunto, conllevan una inversión municipal de casi 410.000 euros.

La Mesa de Contratación del Ayuntamiento, según documentación municipal consultada por EL FARADIO, ha autorizado esta baja temeraria o desproporcionada, en base a informes técnicos que, al igual que los que permiten los sobrecostes de obra pública, no pueden consultarse en el Portal de Transparencia.

EL CARTEL DEL ASFALTO

SENOR es una de las empresas que aparece mencionada en las sanciones que impuso en 2013 a varias constructoras cántabras la Comisión Nacional de la Competencia por conformar el cártel del asfalto por el cual se habrían repartido obras públicas pactando los precios entre 1998 y 2011.

Y aparecía en ese listado como la empresa que recibió la sanción más elevada: 4,39 millones de euros, del total de los 12 millones a los que ascendía el conjunto de las sanciones inicialmente impuestas.

Según este organismo, Senor y otras empresas, entre las que se encontraban Ascan o Arruti, formaban el denominado G-5, que se ponía de acuerdo a la hora de presentar sus ofertas económicas a licitaciones del Gobierno de Cantabria o del Estado en la comunidad autónoma.

LAS BAJAS TEMERARIAS

SENOR es una habitual de las bajas temerarias: recientemente se le adjudicó la renovación de aceras en la calle Vázquez de Mella.

Comienzo de las obras en Vázquez de Mella

Comienzo de las obras en Vázquez de Mella

La baja temeraria o desproporcionada es una fórmula muy criticada en el mundo empresarial y por organizaciones como el Colegio de Caminos, y mediante la cual se han adjudicado obras a empresas como COPSESA o los propios trabajos de la senda costera.

Consiste en que en las licitaciones (convocatorias abiertas a empresas) públicas por parte de una administración las aspirantes rebajan sustancialmente su oferta respecto a lo planteado, colocándose en una situación de ventaja respecto a la competencia, toda vez que el ahorro de costes es un factor que se suele puntuar a la hora de elegir las propuestas.

El sector critica esta fórmula, más frecuente en momentos de crisis en el que hay más interés por lograr adjudicaciones públicas, porque no todas las empresas pueden realizar esta rebaja de costes, que suele suponer una rebaja en la calidad del servicio o del empleo.

Y que en numerosas ocasiones termina con sobrecostes económicos respecto a lo adjudicado, por lo que el supuesto ahorro no resulta ser tal.

Así, la empresa planteó bajas temerarias en proyectos adjudicados recientemente como la pavimentación de los viales en el barrio de Cazoña o el carril bici hacia Nueva Montaña.

En el primer caso, la pavimentación de varios viales en el barrio de La Albericia (en concreto, las calles Luis Vicente Velasco, Cardenal Herrera Oria y la Plaza Manuel Llano) se licitó en 264.072 euros y se acabó adjudicando en 154.544 euros.

Y en cuanto al carril bici entre la calle La Peseta, en La Marga, y Nueva Montaña (en el apeadero de Feve) el proyecto se licitó en 258.925 euros para acabar siendo adjudicado en 157.945 euros.

En ambos casos, además de la rebaja económica se incluyó una reducción de los plazos de entrega de unas obras adjudicadas en los meses previos a las recientes elecciones municipales de mayo de 2015.

ADJUDICACIONES

En las dos pasadas legislaturas, esta constructora ha recibido adjudicaciones públicas en Santander por valor cercano a los 4 millones de euros, con obras como la renovación del Grupo Amaro, el asfaltado de General Dávila, actuaciones en el campo de fútbol del Regimiento, el microespacio arquitectónico en Juan de la Cosa o el nuevo depósito de vehículos de Ojáiz, entre otras.

 

Mostrar comentarios [2]

2 Comentarios

Los comentarios de esta noticia está cerrados.

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.