Cantabria por el Sáhara prepara su viaje a los campamentos

Tiempo de lectura: 3 min

La relación entre Cantabria y el Sáhara es de ida y vuelta. Familias cántabras acogen, de la mano de la asociación Cantabria por el Sáhara, desde hace tiempo, cada verano, a niños de los campamentos que se refugian así de las altas temperaturas del desierto.

Y ahora la asociación de ayuda al pueblo saharui prepara un viaje a la zona, que se desarrollaría entre los días 19 y 26 de marzo.

Niños saharuis de visita en Cantabria

Niños saharuis de visita en Cantabria

En concreto, han reservado 20 plazas en un vuelo regular que organizan los compañeros de la asociación en el País Vasco. Quieren contratar un microbús para viajar todos juntos desde Madrid.

El precio del viaje es de 500 euros, e incluye el billete y el visado colectivo. Los interesados en acudir deben contactar con la asociación antes del 24 de enero, es decir, este domingo.

El viaje permitirá a los socios de Cantabria por el Sáhara comprobar sobre el terreno el estado de los campamentos, las necesidades de sus habitantes y mantener el contacto con niños y familias.

Es una de las iniciativas con los que este colectivo trata de sensibilizar sobre la situación del pueblo saharaui, que suma a la falta de reconocimiento de sus derechos las dificultades de la vida en los campamentos y las necesidades de asistencia sanitaria.

Recientemente, se añadieron a sus problemas las graves inundaciones que asolaron la región y que llevaron a la declaración de la zona como catastrófica, de las que la asociación informó en charlas y para las que recaudó fondos para ayudarles. El Gobierno de Cantabria también se sumó a la ayuda.

Estas navidades, como cada año, han editado un calendario de pared de 2016 con los niños saharauis como principales protagonistas, acompañados de poemas de Fernando Llorente.

Y en noviembre asistieron a la conferencia y manifestación en conmemoración por el 40 Aniversario de la lucha por la autodeterminación del Pueblo Saharaui, desde que España transfirió su antigua colonia quedando campamentos de refugiados, en una situación que el colectivo recuerda constantemente.

UNA HISTORIA DE ABANDONO

El Sáhara occidental dependía de España hasta 1975, año en que, en pleno proceso de descolonización, nuestro país llevó a cabo los Acuerdos de Madrid con Marruecos y Mauritania.

En estos acuerdos, que no son válidos según el Derecho Internacional, estipula que España transfirió la administración del Sáhara Occidental a Mauritania y Marruecos, siendo este último el que mayor territorio ocupado tiene. Aunque el acuerdo era supuestamente temporal, desde entonces España se ha desentendido por completo de los derechos de los habitantes del Sáhara.

Tras la Marcha Verde, como se denominó la ocupación de Marruecos del Sáhara en 1976, se produjo una situación de sometimiento que aún dura hasta nuestros días.

La soberanía marroquí no es reconocida ni por las Naciones Unidas ni por casi ningún país del mundo, aunque sus presiones comerciales le han llevado en los últimos tiempos a conseguir el apoyo de algunos países. Recientemente Suecia ha decidido finalmente no reconocer como Estado a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), para evitar un boicot comercial y que Ikea pudiera abrir un centro comercial en Marruecos.

La RASD es la que administra la región no controlada por Marruecos. Tiene sus bases en los campamentos de refugiados de la provincia de Tinduf, en Argelia, que es donde viven en pésimas condiciones decenas de miles de saharauis, que siguen sufriendo un sometimiento feroz por parte del país marroquí.

Un ejemplo de ello es el activista por los Derechos Humanos Hassanna Aalia, quien ha sido condenado a cadena perpetua en Marruecos por sus manifestaciones contra la ocupación y cuya petición de asilo en España aún no se ha concretado. El pasado mes de marzo visitó Cantabria junto a la asociación Cantabria por el Sáhara y fue recibido en el Parlamento.

Mostrar comentarios [3]

3 Comentarios

Los comentarios de esta noticia está cerrados.

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.