OPINIÓN

Uno de mayo: dignidad para TODAS

Tiempo de lectura: 4 min

Hay trabajadoras en situación de mayor y menor vulnerabilidad social y que pese a haber trabajado y cotizado por diversas situaciones traumáticas se ven abocadas a vivir en la mas absoluta exclusión social: algunas en instituciones sociales, en hospitales psiquiátricos, centros de acogida, pisos tutelados por ONGs, viviendas infrahumanas (caravanas o tiendas de campaña), viviendas ocupadas, puticlubs, pisos compartidos en situaciones de abuso e incluso prostitución por ser pobres por ser inmigrantes o en cárceles o incluso en la puta calle. Estos son los invisibles de los que nadie habla, los parias de nuestra sociedad de clases, los excluidos y los desheredados….¿ qué más da lo que cobran y si cubren sus necesidades básicas ?, muchos no tienen familia , amigos, ni colchón, y ni siquiera acuden a los despachos de los servicios sociales. Somos los profesionales los que debemos salir a la calle, conocerlos, valorar sus condiciones de vida y acompañar en procesos de inclusión social que les dignifique en cuanto a derechos, ayudas y prestaciones sociales del sistema.

No podemos esperar a que la situación se convierta en un drama mayor como para tirarse a las vías del tren como ocurrió hace poco en Barreda con dos mujeres desesperadas abocadas a la fatalidad y embargadas de una terrible soledad social e inhumana.

La prostitución es una lacra machista de la que pocos sindicatos o políticos hablan porque no interesa. Nunca pasa de moda, es la pasarela por la que desfilan muchas mujeres en situación de pobreza y exclusión social severa como si fueran vacas en el mercao de ganado. Tener un chulo es muchas veces la única manera de comer y de mantener a sus familias y salir de ahí, un reto casi imposible cuando se está al margen de la ley, cuando ningún banco confía en ti, cuando no tienes familia de apoyo, cuando no cumples los requisitos para acceder a una ayuda porque ni siquiera estás empadronada, ni tienes documentación o la que tienes es falsa.

Otra realidad esa de todas las mujeres que trabajan en negro por dos duros y sin derechos laborales. Tantas y tantas que el día del uno de mayo se podía unir al del ocho de marzo, convirtiendo cada día en un día a respetar y sensibilizar sobre tantos derechos incumplidos.

El sistema de atención a la dependencia ha sido un logro social importante como también el establecimiento de un ingreso mínimo vital que posibilite a tantos y tantos el acceso a unos mínimos de dignidad.

El housing first es una iniciativa que funciona en varias comunidades españolas con gran éxito y que nuestro plan de emergencia social de Cantabria lo contempla como una medida a tomar. Ahí está escrito. ¿Se están facilitando viviendas a las personas en situación de vulnerabilidad? ¿Se apuesta y cree en ellas como para darles una vivienda? o ¿es más cómodo que se busquen la vida?

Seguimos con retos pendientes como facilitar el acceso a los servicios sociales a los desheredados del sistema porque ellos también tienen derechos, porque son humanos, porque se han visto obligados a migrar y eso no es ningún delito es lo que haríamos todos si viviéramos situaciones de guerra o de pobreza derivadas de sistemas políticos injustos o dictatoriales.

Porque de estos son de los que hablaba Jesús en parábolas como el buen samaritano, el cobrador de impuestos, la oveja perdida o la mujer adúltera. Porque María Magdalena no era ninguna prostituta arrepentida y fue Jesús quien descubrió su luz y ella quien le acompañó en su peregrinar aunque no salga en los evangelios ni en la última cena. Ella fue su gran apoyo. Y si el evangelio de María Magdalena es auténtico quiere decir que las mujeres fueron líderes poderosas de la iglesia cristiana y que ella fue la líder de los apóstoles.

Para acceder al trabajo debemos tener una vivienda digna y posibilidad de acceder a una formación y tenemos derecho a un acompañamiento social específico a las personas con situaciones de gran vulnerabilidad y salir del despacho a la calle, a los barrios, a las viviendas ocupadas sin luz, sin agua y dónde se trapichea y viven niños, recorrer campos y caminos llegando a atender a todos los que desconocen sus derechos, a los que no encajan en este injusto sistema, a los que no pagan impuestos, ni tienen bandera que les represente, a los que no figuran en cifras oficiales en organismos de empleo ni de nada porque oficialmente no existen, a los que tienen miedo de denunciar a mafias poderosas que juegan con sus vidas y venden sus cuerpos y sus almas.

Para todas estas personas va mi homenaje el día del trabajador, las que trabajáis arduamente por sobrevivir en una injusta sociedad que no os mira a los ojos.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.