La mayoría de los municipios, en riesgo bajo por Covid-19 y sólo ocho ayuntamientos se sitúan en naranja en el mapa de incidencia

El PP lamenta que la suspensión de las restricciones de Sanidad "prueba de que el Ministerio llega tarde y no escucha a los demás"
Tiempo de lectura: 4 min

El semáforo del riesgo de transmisión por Covid-19 de los municipios de Cantabria se colorea esta semana de naranja y amarillo, ya que 94 de los 102 municipios están en riesgo bajo por Covid-19 (nivel 1) y, los ocho restantes, se sitúan en un nivel de alerta 2 (riesgo medio).

Se trata de Santoña, que desciende desde nivel magenta (riesgo muy alto), El Astillero, Laredo, Los Corrales de Buelna, Colindres, que mantienen la tendencia de la semana pasada, y Torrelavega, Castro Urdiales y Reinosa, que escalan desde el nivel bajo de transmisión al medio en los últimos días.

Noja y Corvera de Toranzo han pasado en la última semana de una transmisión descontrolada de casos y riesgo muy alto a situarse en amarillo (nivel 1) en el mapa de incidencia. Santoña, en cambio, pasa de nivel 4 a 2 de alerta.
Cantabria en su conjunto sigue mejorando la incidencia y continúa en nivel bajo (1) de riesgo.

Las nuevas medidas correspondientes al nivel de alerta de cada uno de los municipios afectados entrarán en vigor a las 00.00 del jueves 10 de junio.

PP: la suspensión de las restricciones de Sanidad, prueba de que el Ministerio llega tarde y no escucha a los demás

El Partido Popular de Cantabria considera que la suspensión por parte de la Audiencia Nacional de la aplicación en Madrid de las restricciones al ocio nocturno, la hostelería y los eventos multitudinarios acordadas en el Consejo Interterritorial de Salud y publicadas el sábado en el Boletín Oficial del Estado son prueba de que el Ministerio llega tarde, no escucha a los demás y es incapaz de llegar a acuerdos.

Durante su intervención esta mañana en la comisión de Sanidad que se ha celebrado en el Parlamento, el portavoz de Sanidad de los populares, César Pascual, ha señalado que esta resolución judicial es un buen ejemplo del «cúmulo de despropósitos» en la gestión de la pandemia de covid-19 protagonizados por el Ministerio de Sanidad y el Gobierno de Cantabria con su rendición y seguidismo de las políticas socialistas.

A juicio de Pascual, la gestión socialista de la pandemia adolece de tres defectos: llega tarde a los diagnósticos y las soluciones muchas veces responden a situaciones ya superadas (como al comienzo de la pandemia, con la elección de plazas MIR, con la campaña de vacunación, con la segunda dosis de AstraZeneca y ahora con las restricciones); no escuchan otros puntos de vista ni atienden los planteamientos de las comunidades autónomas cuando no son coincidentes con los del Ministerio; y es incapaz de llegar a acuerdos y liderar el Sistema Nacional de Salud.

SITUACIÓN DE LA ATENCIÓN PRIMARIA

Por otra parte, César Pascual ha formulado hoy en la comisión de Sanidad una batería de preguntas al consejero sobre la situación de la Atención Primaria por la pandemia y ha defendido una proposición no de ley del Grupo Popular, que ha sido aprobada por unanimidad, para que el Gobierno de Cantabria eleve al Consejo Interterritorial de Salud la necesidad de revisar y redefinir la asistencia a los pacientes diabéticos y la suspensión del visado de inspección médica requerido para la prescripción de fármacos para la diabetes, mientras dure la reordenación de la asistencia sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19.

Respecto a las medidas previstas en la reorganización de la Atención Primaria para mejorar la asistencia a la población, el diputado del PP ha explicado que la Atención Primaria lleva más de 30 años esperando una reforma y que en estos momentos «es un polvorín», por lo que “en Cantabria no podemos permitirnos esperar otros 30 años».

Y ha detallado que la Atención Primaria sufre saturación de agendas y falta de tiempo; mayor demanda por el envejecimiento de la población; demasiada burocracia y escasa actividad no presencial, y sobrecarga por las listas de espera en hospitales, entre otros problemas.

También ha recordado que el conflicto laboral y el acuerdo con las organizaciones sindicales de medidas complementarias para la organización de la asistencia sanitaria prestada por el Servicio Cántabro de Salud quedó en un segundo plano por la irrupción de la pandemia, pero, según ha señalado, los profesionales quieren retomar las negociaciones. Y ha pedido al consejero que acompañe el incremento económico con planes que motiven a los profesionales.

Y ha dicho que, ahora, cuando la pandemia remite, los profesionales pueden o deben tomarse vacaciones y descansar de estos años que no han podido hacerlo, y dentro de la tensión de la pandemia, exigen que se cumpla lo firmado y que se mejoren aún más sus condiciones labores.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.