Subir

Top

0

Los ‘pecados’ del Año Santo: menos recursos y el reto de crear una marca duradera

21 de Abril de 2017. POR

La Puerta del Perdón, aún cerrada

Cuando atraviesas la Puerta del Perdón del monasterio que guarda un fragmento de la cruz de Cristo –reconocida oficialmente por la Iglesia, a diferencia de otros de los múltiples fragmentos- se te perdonan todos los pecados.

Eso es lo que sucederá, como cada vez que la festividad de Santo Toribio de Liébana coincide en domingo, este fin de semana.

Lo que es una cita religiosa se aprovechará por instituciones y empresarios como gran reclamo turístico para conseguir que más visitantes conozcan –y consuman en – Liébana y Cantabria, siguiendo la estela de lo que sucede con otras citas en las que lo turístico ha relevado a lo religioso (sí, el Xacobeo).

Tal vez no ser Santiago es uno de los pecados originales con que nace el Año Lebaniego, al que luego se suma el hecho de desarrollarse en una época post-burbuja (el anterior fue en plena), de menos dinero y recursos, materiales, económicos y humanos, para hacer que sea un evento de alcance.

Esos son los pecados que tratará de limpiar el Gobierno de Cantabria al traspasar este domingo la Puerta del Perdón, y conseguir que, cuando se cierre dentro de un año, el Año Santo sea algo de lo que no se tarde años en volver a hablar.

EL RETO DE HACER UNA MARCA QUE PERMANEZCA

“Tenemos que conseguir hacer marca”, explica a EL FARADIO la directora general de Turismo, Eva Bartolomé, en ‘capilla’ de los preparativos para la cita del domingo, el pistoletazo de salida de todo un año de intentos de convertir Liébana y Cantabria en reclamos turísticos.

“A ningún gallego se le ocurre pensar que el Xacobeo dura sólo ese año en que se celebra –también depende de los azares del calendario, cuando Santiago cae en domingo-. Eso es lo que necesitamos para el Año Lebaniego, conseguir que sea patrimonio de Cantabria todos los años”, señala la responsable de Turismo, incidiendo en otro de los retos; darle dimensión internacional a la cita.

UN CONTEXTO CON MENOS DINERO

Bartolomé también estuvo en el último Año Jubilar, hace once años, “en los que la situación se ha dado la vuelta como un calcetín”, en “tiempos distintos”, con más disposición de dinero por parte de patrocinadores e instituciones (y añade dificultades como el hecho de que se hubiera disuelto la empresa pública creada para su gestión, a la que llegaban los dineros del Estado, así como a las negociaciones para las exenciones fiscales con un Gobierno central en un estado de en funciones que llegó a parecer permanente).

Así que, definitivamente las cantidades serán “menores”, y tendrán que “exprimirse” y “destinarse a cosas que realmente queden”, tratando de dar “relumbrón” a actos importantes como la apertura y el cierre.

LA PROMOCIÓN

La directora de Turismo rechaza las comparaciones con el otro Año Santo de 2017, el de Caravaca de la Cruz, en Murcia, señalado por su mayor visibilidad en la pasada edición de  FITUR.

Al respecto matiza que en esa cita Caravaca optó por publicidad en los espacios comunes, mientras que Cantabria priorizó centrar todo el stand institucional en el Año Santo, además de precisar que ese otro Año Santo comienza el 1 de enero y el nuestro arranca este domingo.

Y añade que se irá viendo el efecto promocional de la publicidad en medios o en soportes como los de Carreofur, además del propio tirón televisivo del presidente Revilla.

…Y LA DIMISIÓN DE ÚLTIMA HORA

En una semana ya de por sí ajetreada, Bartolomé ha tenido que sumar a sus responsabilidades en la Dirección General de Turismo las de la gestión de la sociedad pública que canaliza las acciones del Año Santo, tras la dimisión de su responsable (a quien ha agradecido su trabajo hasta la fecha, en una elegante valoración que difiere de las criticadas alusiones públicas de Revilla a que “le pudo la presión”), que desvincula de cualquier asunto relacionado con la contratación de servicios, como ha sugerido el PP.

LA AGENDA DE LA INAUGURACIÓN

El Coro Filarmónico Vaticano, dirigido por Pablo Colino, será el encargado de abrir las más de cuarenta actuaciones de la apertura del Año Jubilar Lebaniego que se celebrarán principalmente en Potes y en el Santuario de Santo Toribio de Liébana el próximo 23 de abril, día en que se abrirá la Puerta del Perdón del Monasterio.

Peregrinos con los Picos de Europa al fondo

A las 11:45 repicarán las campanas de todas las iglesias de Cantabria. La Puerta del Perdón será abierta a las 12:00, a la que seguirá el oficio religioso cantado por el Coro Filarmónico Vaticano.
Tras la ceremonia religiosa, en el exterior del monasterio se concentrarán bandas de gaitas, el Grupo de Danzas Virgen de las Nieves de Tanos y la Compañía de Danza Alberto Pineda.

En el Templete de Potes a las 14:30 horas está prevista una batucada, seguida de una actuación del Coro Ronda. Sobre las 15:00 horas, las actuaciones se trasladarán a las calles de la localidad.

También en el Templete los alumnos de las Escuelas de Danza de Cantabria realizarán un flashmob a las 17:00 horas. A continuación, se celebrarán pasacalles por el centro de Potes a cargo de Charlot Dixie Jazz Band, Malabaracirco, José Piris y Gorsi.

A las 18:30 horas se representarán las “Reflexiones teatrales sobre el Beato”. En la Torre del Infantado, la compañía de Anabel Diez llevará a escena la obra “Beato”. A esa misma hora, en el Centro de Estudios Lebaniegos, la compañía de Rosa Casuso representará “Monólogo del Beato” y “Romance del Beato” a cargo de La Machina. El mimo José Piris escenificará “El apocalipsis” y Gorgino Edu representará “Senda”.

Finalmente, Nando Agüeros cerrará las actuaciones del día en Potes con un concierto en la Plaza del Ferial a las 20:00 horas.


logo_escena_miranaque

Empresas Amigas