DÍA DE LAS LIBRERÍAS

Javier Cid: «Me enamoro mucho, me enamoro siempre, me enamoro mal»

La librería GIL acoge con motivo del Día de las Librería la presentación de la obra del escritor y periodista Javier Cid: 'Llamarás un domingo por la tarde"
Tiempo de lectura: 5 min

Javier Cid presenta su nueva novela ‘Llamarás un domingo por la tarde’ el viernes 8 de Noviembre en la Librería Gil de la Plaza Pombo coincidiendo con el Día de las Librerías. El periodista y escritor nos trae una novela que la también escritora Rosa Montero define como “un divertido y dolorido relato sobre la búsqueda de la felicidad”.

‘Llamarás un domingo por la tarde’ recoge la esencia de los sentimientos más amargos que se repiten tantas veces como permite el mes. Exactamente esos “que te hacen bajar, para volver a subir” como cuenta Javier Cid en una entrevista a EL FARADIO. Una historia contada en tono de tragicomedia donde el desencadenante es un desamor fulminante que abre las puertas a la búsqueda de una felicidad cuya antesala es la soledad más inesperada.

Una caída desenfrenada, incluso intencionada, desde una soledad tan fría como romántica. Una historia que deja al margen la credulidad en el camino perfecto a la felicidad. Un bucle que recorre a lo largo de su espiral el culto al cuerpo, las terapias, la excesiva reflexión, la elecciones de trabajo, estudios, amigos o el uso más obsesivo de las redes sociales.

Precisamente las redes sociales han sido uno de los temas que ha tratado EL FARADIO con el escritor. Una herramienta que, literalmente, está al alcance la mano, que bien empleadas supone recuperar el contacto perdido o como bien dice Javier Cid consiguen “hacer llegar a cualquier persona a cualquier parte” sin depender de las decisiones que se firman en grandes despachos sin contar con más opinión.

De esto sabe bien al autor y es que, hace poco más de un año, a través de la plataforma Facebook, Javier Cid consiguió hacer viral una publicación que acogía recuerdos de sufrimiento, procesos de autoreafirmación y sed de pacífica venganza con aquellos que durante años habían utilizado su condición sexual para humillar.

Una publicación que según el autor hace visible la utilidad de las redes sociales como herramienta de reivindicación, incluso de confort cuando sabes que al otro lado de la pantalla alguien siente lo mismo que tú. Publicación que sumado a una personalidad, y profesionalidad, basada en no tener pelos en la lengua, le ha valido el premio Alan Turing de comunicación por la defensa de los valores LGTB.

Javier Cid también es consciente de la doble lectura de manual que tienen las redes sociales, el ibuprofeno y remedio rápido para sentir que no estamos solos y que te hacen estar “sin estar con nadie”, pero que cae por su propio peso porque es de esas personas que piensa que aún “si quieres estar con alguien, lo haces”.

Hablar con Javier Cid es reafirmarse en que no hay forma correcta de ver las cosas, ni de vivirlas. Existe la persona que necesita un plan, una guía que seguir, y aquel que como Javier Cid es “kamikaze, vive el día a día”. Ninguna es mejor que otra, pero donde la segunda parece ser, aún hoy en día, reprochable y necesariamente corregida, para evitar los efectos de miedos que ni siquiera se lleguen a vivir, y donde precisamente por eso la fórmula de la felicidad está en “no pensar en eso”.

En cualquier caso, buscar el significado de la felicidad es como buscar la del amor, sinónimos en muchos casos, complementarias entre sí otros tantos. Lo que Javier Cid tiene claro, y que posiblemente se descubre con detalle en su novela, es  que más que miedo a lo que esté por venir,  existe “el miedo a hacer el ridículo”, esa ilusoria autoproyección en el futuro que resulta de la consciencia del presente y  un’yo’ crítico que siempre apunta desde el pasado.  Una voz con eco que pone de manifiesto la evolución vivida, como respuesta incluso a las amenazantes crisis de las décadas (la de los 30, los 40, los 50 y sumando) que van llegando sin avisar, silenciosamente, hasta presentarse convertidos en un voraz jurado que sentencia lo ridículo de tu trayectoria vital .

Javier Cid es un libro abierto, como también apunta serlo su novela. Una apasionada historia de amor a la vida, donde la “adrenalina”se consigue en el barrio paralelo al del amor tranquilo y el mejor adicto es el que reza “Me enamoro mucho, me enamoro siempre, me enamoro mal”.

 

 

EL TEXTO CONTRA EL BULLYING QUE SE HIZO VIRAL

Hace poco más de un año, Javier Cid, autor de la novela, fue añadido a un grupo de WhatsApp de antiguos alumnos de su colegio. Hacía más de 25 años que había roto todo contacto con sus compañeros, aquellos que representaban una de las etapas más oscuras de su vida, y con ese grupo todos los recuerdos volvieron de golpe. Como una forma de desahogo ante la avalancha de recuerdos, Javier escribió un texto desgarrador en Facebook que rápidamente se hizo viral, acumulando decenas de miles de “me gusta”, comentarios y solicitudes de amistad. Este icónico texto que logró hacerse viral animó a muchos usuarios a compartir sus historias personales, se ha convertido en uno de los referentes contra la homofobia en las redes sociales.

«Llegó la hora. Sólo le pido a Dios, o a las fuerzas vaporosas que mueven el mundo, que me alcance la vida para hacer mi revolución a tiempo. Necesito unos días, solo unos días y nada más, y así poder morir en paz, con gran algarabía de pamelas en mis funerales. Hace 25 años que dejé el colegio, y con tal aniversario he sido incrustado en un chat de whatsapp con todos mis ex compañeros. Se está promoviendo un encuentro para festejar lo felices que eran hace un cuarto de siglo, cuando no tenían más estribillo adolescente que jugar al fútbol y destrozarme la vida. Yo, que tengo poco que celebrar de aquellos años fieros, guardo silencio.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.