DOSSIER: Los bancos de alimentos ciudadanos afrontan la lucha contra el hambre, la primera línea de fuego en la crisis del COVID

Colectivos sociales lanzan iniciativas de recogida y reparto de alimentos
Tiempo de lectura: 5 min

El Día Mundial de Lucha contra la Pobreza sucede en el calendario al Día Mundial de la Alimentación, y si bien es una cita con la que se trataba de excitar el debate sobre nuevos modelos de alimentación más sostenibles, la pandemia ha hecho virar el debate hacia lo más vital: el problema de acceso a la alimentación en las familias y ciudadanos más vulnerables.

Durante el confinamiento surgieron iniciativas de donación y reparto de alimentos, con imágenes como las colas en la Cocina Económica.

Y si bien las entidades más conocidas son el Banco de Alimentos, la Cocina Económica, Cruz Roja o la red con la que cuenta Cáritas, existen otras opciones que trabajan desde hace tiempo en la lucha contra el hambre y la exclusión:

-BANCO OBRERO DE ALIMENTOS: es una organización sin ánimo de lucro que trata de hacer llegar alimentos a familias de clase trabajadora que atraviesan por dificultades, que se nutre de donaciones y aportaciones mensuales.

La propia asociación ha pasado por dificultades, y llegaron a quedarse sin local, hasta que encontraron uno nuevo, en el Centro Social  Matilde Zapata, en Santander, en la calle Francisco de Quevedo, muy cerca del Instituto Santa Clara.

-FECAV: La Federación Cántabra de Asociaciones de Vecinos cuenta con un local en Cazoña. Este colectivo ya contaba con una obra social que atendía a unas 300 familias, pero desde la pandema sus necesidades se han incrementado y llegan al millar (4.000 personas).

La asociación recoge diariamente las donaciones en su sede de la Calle Gutiérrez Solana 7 –frente al Edificio Europa-, en horario de 16:30 a 19:30 horas.

Por otro lado, las aportaciones monetarias pueden realizarse en su cuenta bancaria, ES64 2048 2099 2334 0001 400

-También el colectivo Julio Vázquez realiza distintas acciones de apoyo a familias vulnerables, entre ellas la recogida de alimentos en supermercados y su posterior reparto, desde la calle Santa Teresa de Jesús 1, en Santander, donde está el Centro Social Smolny, que desarrolla otras acciones como el apoyo educativo o el asesoramiento en la búsqueda de ayudas.

LA FONDONA: En Astillero trabaja este colectivo vecinal que canaliza acciones desde la base en apoyo a los que peor lo pasan, gracias a la colaboración de los propios vecinos de Astillero o empresas pequeñas que realizan donaciones de productos o servicios.

Sin olvidar a proyectos que aunque no luchan directamente contra la pobreza, sí que cumplen con el objetivo de asentar un nuevo modelo alimentario y apoyar a los productores locales en un momento de dificultades, como la red LA RENOVERA, uno de los legados del trabajo de la Red Cántabra de Apoyo Mutuo durante el confinamiento, que empezó como una campaña de reparto de alimentos de productores locales y se ha acabado consolidando como una iniciativa estable con repartos semanales.

Y sin tocar sólo la alimentación, existen otras iniciativas que trabajan en el apoyo a colectivos en riesgo de exclusión social, como la Fundación Secretariado Gitano o quienes ayudan a los que sufren la manifestación más dura y directa de la pobreza, la pérdida de la vivienda, como la PAH de Santander (el próximo martes, otro desahucio, en Voto) o Stop Desahucios.

-DÍNAMO: Es un taller que utiliza como metodología base, el reciclado de papel y su elaboración a partir de fibras vegetales, siguiendo técnicas artesanales (uno a uno) y respetuosas con el medio ambiente (no se utilizan ni tintes ni blanqueantes).

La actividad de elaboración de papel se complementa con la creación de productos que tienen como base esta materia prima: manipulados de papel, encuadernaciones, trabajos de cartonaje, etc, que se venden (se aceptan encargos) y generan ingresos para su sostenimiento.

Es un proyecto de inserción laboral que surgió de ACCAS, la Asociación Ciudadana Cántabra Antisida, ante las dficultades laborales que el estigma asociado al VIH causaba a sus miembros. ACCAS acaba de lanzar la campaña ‘Tu generosidad, es nuestra fuerza’, para obtener fondos que permitan desarrollar su actividad.

Eso en el plano local y cercano, pues siguen en marcha opciones que trabajan en la lucha contra la pobreza en otros países que ya venían de sufrir su propia pandemia de pobreza y hambre.

Desde las campañas de apoyo a refugiados ante el invierno que canalizan Pasaje Seguro y No Name Kitchen hasta la labor que en distintos países canalizan las asociaciones integradas en la Coordinadora Cántabra de ONGds, que miran a lugares como Guinea Bissau –desde la librería de AIDA en la calle San José–, Palestina, Sudamérica o el Sáhara, con el que Cantabria tiene una especial relación a través del programa Vacaciones en Paz, que este año no se ha podido celebrar, pero que se ha compensado con ayuda humanitaria sobre el terreno.

Y más allá de la mera situación de los problemas de acceso a la alimentación o a la vivienda, existe otro fenómeno que se viene encabalgando desde la anterior crisis, y es el incremento de la precariedad que hace que personas con trabajo tengan problemas económicos que les impiden desarrollar su vida, más acuciantes en jóvenes, mujeres o mayores de edad.

Es precisamente uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por Naciones Unidos, el número 8, Trabajo Decente y Crecimiento Económico, analizado este viernes en el espacio Cantabria 2030, de la Coordinadora Cántabra de ONGDs en EL FARADIO, que contó como invitados a José Carlos Ceballos, de la Coordinadora; Kiara Brambilla, de OJUCA, la organización juvenil del sindicato UGT; y Laura Lombilla, responsable de Empleo de Comisiones Obreras.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.