Los niños del Cisneros toman las calles en una jornada festiva y reivindicativa

#StreetsForkids es la iniciativa a nivel europeo que las niñas y niños del Colegio Cisneros de Santander han hecho suya para demostrar que otro modelo de movilidad es posible
Tiempo de lectura: 6 min

Una jornada para no perdérsela. Esta es una de las conclusiones a las que se puede llegar cuando se ve a un montón de alumnos de un colegio público que se implican para defender que se debería poder ir a clase sin correr peligro por el tráfico rodado que hay en las inmediaciones de este centro educativo.

Y es que la jornada de #StreetsForkids, una iniciativa a nivel europeo y que ha trascendido también el ámbito del Viejo Continente, se ha convertido en una movilización importante, pero de un carácter muy distinto a lo que normalmente se ve cuando se lleva a cabo lo que entendemos por movilización.

Esta vez, el protagonismo ha recaído en la infancia. Han sido los propios alumnos quienes han diseñado los carteles que formaban parte de la protesta. Ayudados por sus profesoras y directoras, con ganas de poder hacer en la calle lo que nunca les está permitido, que es jugar, pero han sido ellos quienes han dibujado los carteles con los mensajes que quieren hacer llegar a quien puede cambiar el modelo de nuestros municipios.

Durante cerca de cuatro horas han podido estar en los alrededores del edificio, porque las calles estaban cortadas. A partir de ahí, el disfrute, porque ellos eran los dueños del asfalto. Sin tener que ir de la mano ni recibir la permanente advertencia de que no pueden cruzar sin mirar. Esta vez no había coches circulando.

#StreetsForKids es una iniciativa pensada para tratar de recuperar un espacio que hace ya mucho que se perdió. Acomodarse al espacio de una acera es algo a lo que la ciudadanía responde con pasividad. Es algo aprendido casi de nacimiento.

La calle Cardenal Cisneros, a su paso por las puertas del colegio, tiene una fila reservada para los vehículos aparcados. Zona de coches y también zona de motos. Y después un carril dedicado a su circulación, con automóviles o motociclos que vienen desde la zona de Perines, o de Cuatro Caminos, y desde ahí pueden ir a la zona del Ayuntamiento, o a Guevara, o incluso tratar de encontrar la calle dedicada a Jean León, un cántabro que se puso nombre artístico para ponerle unos vinos a las estrellas de Hollywood. Y después una acera a cada lado.

Pero hablamos de aceras que pueden tener un metro y medio de ancho. En la entrada del colegio el espacio es más grande, pero pensemos en cómo es llegar hasta su entrada por unas aceras tan estrechas cuando hay que llevar a dos criaturas hasta él, con las mochilas a la espalda y tratando de disfrutar hasta el último instante antes de que empiecen las clases del día, o nada más recuperar la calle al salir de ellas.

De ahí que se pida darle una vuelta al modelo urbanístico. No sólo porque los coches ocupan mucho espacio, sino porque es difícil que se acostumbren a la normativa que ha reducido los límites de velocidad, sobre todo si no se controla de alguna manera que se cumpla.

Y todo sin olvidar la propia salud de los niños. Con los coches circulando constantemente, la contaminación deja su huella. Con esta protesta también se busca reducir la contaminación de los centros urbanos, y que sean mucho más respirables. Una manera también de contribuir a la lucha contra el cambio climático.

En esta mañana de viernes todo ha sido distinto. Pasear, correr, o hasta jugar a un tres en raya gigante en mitad de la calzada. Y pintar a su antojo sobre el asfalto. Por eso es una jornada para no perdérsela, y donde han podido disfrutar de un día diferente. Tenían que madrugar para ir al cole, pero esta vez era para divertirse durante toda la mañana. No sólo era un día de disfrute para los niños y sus profes. También han podido estar personas del AMPA del cole, que han retratado la jornada en las redes sociales.

Quienes tampoco han querido perderse este evento son los componentes de la asociación Cantabria con Bici, que han aprovechado para reclamar al Ayuntamiento de Santander que atienda a una movilización de este tipo para pensar en un mejor encaje, más proporcionado, en la convivencia entre vehículos privados a motor y la ciudadanía, con especial atención a quienes necesitan más seguridad y protección para ir por la ciudad, como son las niñas y los niños.

Hace sólo dos semanas acudían también al Senado a una jornada llamada ‘Bicicleta, ciudad, estrategia’ que habían convocado desde la Red de Ciudades por las Bicicletas para escuchar lo que se tenía que decir desde diversos municipios del Estado. Una de las intervinientes por la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y tildaron de «campaña de marketing» el discurso que hizo en la Cámara Alta, por no ajustarse a la realidad que se vive en la capital de Cantabria.

Y lo mismo que en Santander ha sucedido en otros muchos lugares. Actividades variadas en diversas ciudades como Burgos o Valladolid, manifestación en pleno corazón de Madrid, entre la plaza de Cibeles y la Puerta de Alcalá, junto al Ayuntamiento de la ciudad, y con presencia también de diversas asociaciones ecologistas para reivindicar la necesidad de más espacios libres de contaminación.

También más allá de nuestras fronteras se ha dejado ver la movilización. Desde Varsovia hasta Londres, pasando por Molenbeek, Milán o Lyon, o incluso Bogotá, como una señal de que esta movilización puede convertirse en algo planetario. Y entre las pancartas no sólo se apela a la Revuelta Escolar, ese movimiento que trata de llevar a cabo movilizaciones como la de hoy en otros momentos del año para reclamar atención, sino también se han visto mensajes de alumnos que, simplemente, apelan a la posibilidad de jugar en muchos más sitios, y no sólo en los parques infantiles. Que las ciudades sean para todos, y no sólo para los adultos.

 

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.