La residencia universitaria de UNEATLANTICO acogerá durante el verano a 200 refugiados de Ucrania que se alojaban en hoteles

El vicepresidente, Pablo Zuloaga, ha asistido a la firma del acuerdo entre esta universidad y Cruz Roja y ha destacado el trabajo coordinado y la ayuda humanitaria prestada en la región para garantizar los derechos y servicios a los refugiados
Tiempo de lectura: 3 min

El vicepresidente y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, ha puesto de manifiesto la colaboración y el trabajo coordinado del Gobierno regional en la atención y asistencia de las personas desplazadas desde Ucrania.

Así se ha pronunciado tras la firma del acuerdo entre Cruz Roja Cantabria y la Universidad Europea del Atlántico (UNEATLANTICO), que va a permitir reubicar en estudios y apartamentos de la residencia universitaria durante el verano a cerca de 200 refugiados que actualmente se encuentran alojados en instalaciones hoteleras y albergues de la región.

Un convenio entre UNEATLANTICO y Cruz Roja, ha comentado, que refleja el compromiso de las instituciones, universidades y organizaciones sociales de la región para atender las necesidades derivadas de la situación provocada por la guerra de Ucrania.

Esta medida, que se alinea con las directrices establecidas desde la Unión Europea y el Gobierno de España y enmarcada en el ámbito de actuación del Comité de Coordinación de Ayuda Humanitaria y Refugio a Ucrania, va a dar continuidad a la ayuda que se viene prestando en Cantabria a las personas desplazadas como consecuencia de la contienda bélica.

Zuloaga ha recordado que los gastos derivados de la acogida y atención de refugiados no supondrá ningún coste adicional en las arcas del Gobierno, ya que podrán ser financiados a través de fondos europeos.

El vicepresidente también ha reivindicado a Cantabria como una “tierra solidaria”, poniendo en valor el compromiso de los cántabros y cántabras en las situaciones de emergencia.

Además, ha agradecido la solidaridad y el trabajo desarrollado por todas las instituciones, profesionales y particulares que han contribuido a prestar ayuda humanitaria y a garantizar todos los derechos y servicios a la población desplazada de Ucrania.

El vicepresidente, junto al rector de UNEATLANTICO, Rubén Calderón; el presidente autonómico de Cruz Roja, Javier Fernández; y la directora general de Cooperación, Silvia Abascal, también han visitado distintas dependencias de la residencia universitaria.

Por su parte, Javier Fernández ha agradecido la colaboración del Gobierno regional en la atención de la crisis humanitaria derivada de Ucrania y la suma de UNEATLANTICO al esfuerzo para atender las necesidades de la población desplazada.

Actualmente, en Cantabria permanecen unas 1.198 personas desplazadas desde Ucrania, de las que Cruz Roja Cantabria atiende a 575 y el resto cuenta con la ayuda y solidaridad de familiares, amigos y particulares.

Esta cifra de 1.198 personas sitúa a Cantabria como tercera comunidad autónoma española en porcentaje de desplazados de Ucrania acogidos en España.

Hasta el momento, los 1.198 desplazados han solicitado petición de asilo, que se encuentran todas tramitadas.

También se han escolarizado a más de 450 niños en más de 69 centros educativos de la región, actuación que ha contado con la colaboración y esfuerzo del colectivo educativo para asumir la atención de estos menores. Y se han otorgado más de 500 tarjetas sanitarias.

 

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.