El sindicato MAYSA llevará a los tribunales a MERCADONA, que “ha vuelto a sus viejos hábitos” y “prácticas mafiosas”

Prácticas como sanciones no tipificadas o negativas a recoger partes de bajas, con consecuencias sanitarias para trabajadores y hasta la intervención de la Guardia Civil
Tiempo de lectura: 3 min

El sindicato MAYSA ha anunciado que llevará a los tribunales a la cadena de supermercados MERCADONA en Cantabria, de la que critica que “ha vuelto a sus viejos hábitos” y “prácticas mafiosas” (hace años se produjeron varios conflictos por las negativas de la empresa a conceder medidas de conciliación y con llamativas afirmaciones de mandos como aquel “prefiero que me llaméis Hitler que ser la madre de todos vosotros”).

Desde hace un año, según explican a EL FARADIO, se ha incorporado un nuevo equipo a la zona norte, con quienes se han recrudecido los conflictos y pasado de problemas con la plantilla a, directamente, problemas con el sindicato.

Entre las prácticas que se vienen produciendo está la creación de una nueva modalidad de sanción, actas, que no se corresponden con lo tipificado en las normas laborales (en las que se permiten recursos, respuestas, etc…), pero que luego se presentan como documentación y despidos.

 “Todos los tipos de derecho entran en conflicto”, señala desde el sindicato a EL FARADIO su responsable. Sonia Argüelles, quien también se refiere a las negativas en materia de conciliación o excedencias.

LOS PARTES DE BAJA, SÓLO EN PERSONA

O a la negativa a recibir por correo electrónico los partes de confirmación de baja, forzando que sea el propio trabajador el que la entrega en las instalaciones de la empresa, independientemente de su estado médico (desde si le han recomendado reposo hasta si son problemas de salud mental que requieren evitar situaciones incómodas), con la intención, incide MAYSA, de presionar al empleado in situ cuando acudiera.

Dentro de esta táctica, se han producido negativas a recoger partes de manos de familiares.

Y también por correo se han dado negativas a dar acuse de recibo aduciendo que esa no era la dirección –desde el correo de Recursos Humanos, lo que llevó a MAYSA a pedir que se le especificara cuál era la dirección de contacto– o que no era responsabilidad del destinatario del correo –pese a que en el pasado sí que se formalizó así, como se recuerda desde escritos sindicales a Inspección de Trabajo–.

Esto, aparte de la “mala fe” por parte de la empresa, supone una “indefensión” para el trabajador, que ve como no hay constancia de que sigue de baja, documento que facilitan los médicos.

La reiterada negativa a recoger los partes de baja les llevó también a realizar una consulta a Inspección de Trabajo, que concluyó que la normativa laboral no establece ningún cauce concreto para entregar esa documentación, por lo que le valen los que se utilicen para cualquier otra entrega.

SE LLAMÓ A LA GUARDIA CIVIL

Esto ha generado situaciones como el aviso por parte de Mercadona a la Guardia Civil para que dejara constancia de que no se debía recoger la baja, en este caso ya directamente de manos del sindicato. Pese al reconocimiento de que este cuerpo no puede intervenir en cuestiones estrictamente laborales, MAYSA observa que el sargento que intervino en el proceso se “involucra” en el asunto, lo que ha llevado a este sindicato a quejarse por escrito ante Delegación de Gobierno.

DE PROBLEMAS LABORALES A “PERSECUCIÓN” AL SINDICATO

Hay un momento en que el que se pasa del conflicto con los trabajadores a, cuando MAYSA empieza a actuar para representarles, una actitud más “beligerante” –que incluye el bloqueo en el acceso a información de la empresa, como los registros de jornada–, toda una “persecución”, por lo que el sindicato advierte de que, además de los procesos judiciales emprendidos en materia laboral, están dispuestos a una demanda en materia de derechos fundamentales, por vulneración de los derechos sindicales, recogidos en la legislación.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.