Subir

Top

0

La precariedad laboral fomenta los accidentes en el trabajo

24 de abril de 2019. POR

El departamento de Salud Laboral de UGT ha convocado  este jueves en la sede del sindicato en Santander una concentración (11,30 horas) para exigir que la prevención de riesgos laborales sea una realidad en todos los centros de trabajo.

Con el lema «¡Basta ya de siniestralidad, por un trabajo digno, seguro y saludable», la movilización se incluye en los actos conmemorativos organizados por UGT con motivo del 28 de Abril, Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

Como puntualiza la responsable regional de Salud Laboral de UGT, Mónica Calonge, «la salud laboral debería de estar en el ADN de la actividad empresarial y, por tanto, en el mundo del trabajo, aunque hoy por hoy no es así».

La concentración coincide con distintas campañas de prevención de riesgos laborales emprendidas por UGT en Cantabria en los últimos meses, entre ellas un seguimiento sobre el espectacular crecimiento de los accidentes sin baja en la región, un estudio sobre los riesgos psicosociales y las condiciones laborales de los técnicos de prevención de los servicios de prevención ajenos y otro sobre el impacto de la robotización.

PRECARIEDAD Y SINIESTRALIDAD

El sector servicios sufre una alta tasa de siniestralidad

En 2017, Cantabria fue la comunidad autónoma con mayor índice de siniestralidad en accidentes mortales junto con la Rioja: un 6.9 frente al 1,4 de Madrid, la Comunidad con el índice de incidencia más bajo en accidentes mortales . La cifra en Cantabria se ha triplicado respecto al año previo.

De forma paralela, en Cantabria se han venido produciendo incrementos del empleo parcial, que han alcanzado cotas del 45%.

De hecho, el pasado año, en Cantabria, los trabajadores con contratos de 1 a 3 meses tuvieron el segundo índice de incidencia más alto en el total de accidentes de trabajo con un 4.931.

Además, si observamos la siniestralidad sufrida por aquellos trabajadores y trabajadoras cedidos por ETT, vemos que la siniestralidad continua la tendencia de repunte de los últimos años 245 accidentes de trabajo lo que supone 57 accidentes más que en 2016.

UGT advierte de que «la creciente tasa de parcialidad conlleva una escasísima formación en prevención, inexperiencia en el puesto, aumento de los accidentes viales laborales e incremento exponencial de los riesgos psicosociales que, en muchos casos, tienen como manifestación la muerte».

LA CRISIS HA HECHO QUE SE DEN MENOS BAJAS CUANDO HAY ACCIDENTES LABORALES

Otra tendencia detectada en los últimos años de crisis es el incremento de accidentes laborales en los que no se ha concedido bajo.

Trabajador en una fábrica

En 2017, Cantabria registró el año pasado 9.669 accidentes laborales sin baja, el mayor número registrado desde 2010. De hecho, ya duplican en la actualidad a los 5.476 declarados con baja laboral, según precisa un informe de UGT elaborado con estadísticas del ICASST (Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo).

De hecho, según un estudio interno realizado por UGT con la información recopilada por sus secciones sindicales y delegados de prevención en las principales empresas y sectores de actividad económica de la región, cerca de un 75% de los accidentes laborales sin baja consultados tenían indicios razonables de haber sido declarados con baja laboral.

El sindicato matiza que la mayor parte de estos siniestros analizados corresponden a trastornos músculo esqueléticos en los que las mutuas no reconocen su origen laboral y terminan siendo derivados a contingencias comunes sin una baja laboral que los cubra.

UGT advierte de que “con la crisis económica se inició esta tendencia que multiplica sorprendentemente los siniestros sin baja en relación a los que la tienen y que no ha desaparecido en estos últimos años de recuperación económica”.

Y así, los accidentes laborales sin baja disminuyeron en Cantabria de 2007 a 2013 en coincidencia con la crisis económica y una pérdida de casi un 40% del empleo asalariado, pero no han cesado de incrementarse desde el año 2013, cuando se ha pasado de 7.816 a los 9.669 contabilizados al término de 2018.

Para Mónica Calonge, responsable de Salud Laboral de UGT, “lo que está sucediendo ahora no sólo va en contra de la dignidad del trabajador sino del propio concepto de seguridad y salud y de la prevención de riesgos laborales, que es utilizada por muchas empresas como una mera operación de maquillaje para aparentar ser socialmente responsable y poder acceder a las subvenciones disponibles”.

HUELGA EN TINAMENOR

Los trabajadores de la antigua Tinamenor defendieron a la empresa antes del cambio de propiedad

Además, este jueves será la primera de las jornadas de huelga en Sonrionansa, la antigua Tinamenor, ante los reiterados impagos en las nóminas de esta empresa del sector de la acuicultura y la piscifactoría, con sede en Val de San Vicente y que ha recibido distintas ayudas públicas para su mantenimiento.

Tras no llegarse a acuerdo en la jornada de ayer, la convocatoria de este jueves sigue adelante. Los trabajadores recuerdan a la empresa «su obligación de pagar los salarios de los trabajadoras», así como el compromiso que han demostrado con la factoría en momentos difíciles.

La Federación de Industria de Comisiones Obreras en Cantabria (CCOO) ha insistido una vez más a la Dirección de la Empresa en que es necesario establecer medidas que garanticen que los y las trabajadoras reciban puntualmente sus salarios y ha recordado que Sonrionansa se ha beneficiado de numerosas ayudas públicas desde que se instaló en Cantabria y que, en ningún caso, han repercutido en las condiciones laborales de la plantilla, según remarcaba Santiago Pelayo, secretario de Negociación Colectiva y Empleo de la Federación de Industria.

HUELGA EN CAIXABANK

Oficina de CaixaBank

Además, CC.OO ha convocado este miércoles, a las 17 horas, una concentración ante todas las Direcciones Territoriales y Servicios Centrales de CaixaBank, para pedir a la entidad financiera la retirada de las medidas forzosas en el Expediente de Regulación de Empleo que actualmente se encuentra en negociaciones.

El sindicato considera que no basta con retirar las extinciones forzosas, también es necesario evitar una purga con la movilidad forzosa.

Desde la sección sindical de CCOO se denuncia que la plantilla sigue bajo la amenaza de movilidades forzosas y de bajas indemnizaciones que no garantizan éxito en las adhesiones, así como de cambios sustanciales en las condiciones laborales, como las cien tardes que tendrán que trabajar los gestores y gestoras de la entidad, la apertura la tarde de los martes, etc.

Además, CCOO insiste en que la voluntariedad en las adhesiones no evita las extinciones forzosas y compromete dicha voluntariedad, ya que hay trabajadores y trabajadoras que aunque no se quieran ir se les puede aplicar una movilidad también forzosa, que en caso de no aceptar acabaría en despido.


logo_nexus4

Empresas Amigas