Hasta 55.000 cántabros están expuestos a las inundaciones más graves

Un análisis del responsable del programa de aguas de SEO / BirdLife advierte que el coste económico puede variar entre los 500.000 y más de 2 millones en función de la intensidad
Tiempo de lectura: 6 min

Un análisis de los planes de riesgo de inundaciones de las confederaciones hidrográficas en el territorio de Cantabria, elaborado por el responsable nacional de Aguas de SEO/BirdLife, Roberto González, advierte de que más de 55.000 cántabros (cerca de un 10% de la población) están expuestos a las inundaciones más graves, incluidos los espacios fluviales y costeros de Cantabria.

De esta manera, la población afectada por las inundaciones fluviales en Cantabria puede variar entre las 11.500, para episodios con un periodo de retorno de 10 años, hasta más de 17.000 en eventos con un retorno de 100 años y más de 30.000 para las más graves, el 5% del total de la población de Cantabria, con un periodo de retorno de 500 años.

El periodo de retorno es un cálculo del tiempo que tiene que pasar para que un riesgo natural como una inundación, de mayor o menor magnitud, vuelva a repetirse. Es decir, la probabilidad de que ocurra al menos una vez en ese tiempo.

Los planes de gestión del riesgo de inundación de las confederaciones estiman los residentes del término municipal en la zona inundable. En el caso de Torrelavega, por ejemplo, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico Occidental apunta que, en el caso de las inundaciones más graves (sobrevenidas cada 500 años), 8.178 habitantes se encuentran en la zona inundable.

Además, el análisis de la población en zona inundable se extiende a las zonas costeras y, según González, hay entre 23.000 y 25.000 habitantes expuestos (4% del total), para periodos de retorno de los episodios de riesgo de 100 y 500 años respectivamente.

De manera que, en suma, la población de Cantabria que vive en zonas con algún riesgo de inundación alcanza casi el 10%, más de 55.000 habitantes.

«El agua nos engulló. Nos hizo un sándwich»

Estos riesgos se cuantifican también en términos económicos, con pérdidas que superan los 500.000 euros para los riesgos que se repiten cada 10 años, más de un millón de euros para periodos de 100 años y superior a los dos millones de euros cada episodio extremo, de retornos de 500 años.

Según las autoridades, las inundaciones de Reinosa en la madrugada del 19 al 20 de diciembre se pueden producir en periodos de retorno de 300 años. “En lo que va de siglo no se había producido ninguna situación así, ni se había acercado a la mitad de un episodio así. La realidad es que cada vez está ocurriendo más”, apunta González.

SE TRATA DE GESTIONAR LA EXPOSICIÓN AL RIESGO

Como advierte el responsable de SEO / Birdlife, en una entrevista emitida en EL FARADIO de ARCO FM, todos los planes de riesgo se elaboran en base a la serie histórica de datos y episodios históricos registrados previamente, y ante el contexto actual de cambio climático, puede verse incrementada la periodicidad de estos riesgos naturales.

A su juicio, se trata de “gestionar el riesgo, de reducir la exposición al riesgo” porque, al contrario, “cuanto más expuestos estamos, más daño causan estas situaciones” y “las inundaciones no se pueden evitar, es un principio básico”.

Cuantiosos daños materiales por las inundaciones

Este experto en aguas recuerda que “nuestras actividades están incrementando esa exposición, por el desarrollo urbano e industrial” y “principalmente” por la ocupación de espacios fluviales o llanuras de inundabilidad, así como por el cambio climático.

Por estos dos factores, ocupación del territorio y cambio climático, subraya que “la solución está en la ordenación del territorio, limitar los usos del suelo”, además de “por supuesto” establecer proyectos de mantenimiento y mejora de los cauces “para que la funcionalidad de los ríos sea la que debe de ser”.

No es la limpieza de los ríos, es la ordenación del territorio

Por eso, pretender intervenir en un río como el Hijar, que además está protegido por la Unión Europea, para evitar una situación como la ocurrida en diciembre es “una fantasía”, porque “no es posible frenar un pico de varias horas de 250 metros cúbicos por segundo”, que es el caudal que en ocasiones lleva el Ebro en su desembocadura en Tortosa (Tarragona).

EL CAMBIO CLIMÁTICO INCREMENTA EL RIESGO Y LA PERIODICIDAD

De hecho, las previsiones del ‘Panel de expertos en la lucha contra el cambio climático’ para latitudes similares a la cornisa cantábrica indican como “probable” el aumento de la frecuencia e intensidad de los episodios de precipitación extrema.

Según sus simulaciones, que se tienen en cuenta para la elaboración de los planes de riesgo de las cuencas de los ríos, para el norte peninsular se obtienen variaciones en la intensidad de las precipitaciones superiores al 25% y en los días sin lluvia del orden del 100%.

Los documentos consultados por EL FARADIO señalan además que “es probable que la frecuencia o intensidad de las precipitaciones intensas haya aumentado en Europa” y, con relación a cambios futuros, que “los eventos de precipitación extrema sobre la mayoría de las tierras de latitudes medias serán muy probablemente más intensos y más frecuentes”.

Como consecuencia, se proyecta que las crecidas que actualmente sobrevienen cada 100 años lo hagan con mayor frecuencia en las partes atlánticas de la Península Ibérica.

También, según sus proyecciones, es de esperar un incremento de las precipitaciones máximas en 24 horas asociadas a un periodo de retorno de 20 años cerca de un 15% para Europa central, incluyendo la fachada atlántica del continente. Esto supone que el periodo de retorno se reduzca hasta casi 10 años. Un informe del CEDEX a partir de datos de la AEMET también concluye que hay una “componente creciente” en la torrencialidad del clima.

FUENTES:

-Entrevista a Roberto González (SEO / Birdlife) en EL FARADIO (09-01-2020)

-Plan de Impulso al Medio Ambiente para la Adaptación al Cambio Climático en España en materia de Gestión del Agua (PIMA Adapta)

-Plan de Gestión del Riesgo de Inundación (2016-2021) de la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico

-Directiva 2007/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2007 relativa a la evaluación y gestión de los riesgos de inundación

-Plan de Gestión del Riesgo de Inundación de la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico Oriental

 

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.