Brigadas Internacionales de Paz: 40 años protegiendo a quienes defienden los derechos humanos

Este fin de semana se celebra en Cantabria el 40 aniversario de esta organización, que pertenece a la Coordinadora Cántabra de ONGDs
Tiempo de lectura: 4 min

En primer lugar, este viernes, tendrá lugar un evento en el Salón de Actos de la sede de CCOO en Cantabria. Allí estarán Germán Romero, un abogado colombiano defensor de los Derechos Humanos, y también Dalila Argueta, ligada con proyectos del mismo tipo en el medio rural de Honduras y que ahora es una persona refugiada en la vecina Euskadi. Además, acudirán brigadistas que han estado actuando sobre el terreno en estas cuatro décadas. El sábado continuarán en el albergue de Solórzano con otra actividad que pretende honrar y fortalecer a su grupo de voluntariado.

Mayte Ramos es la coordinadora de las Brigadas Internacionales de Paz (PBI, por sus siglas en inglés) y ha estado en los estudios de Arco FM, en EL FARADIO DE LA MAÑANA, acompañada por Rubén Mantecón, la cara más visible de esta ONGD en Cantabria. Ella explica que este movimiento surgió en Canadá, formado por activistas y con la práctica de la no violencia como leitmotiv.

«Proteger a personas que defienden los derechos humanos» es como define Ramos la labor que hacen en numerosos lugares del planeta. Lo que pretenden es llevar a cabo un «acompañamiento integral» para aquellas personas u organizaciones que les solicitan un apoyo, sin que ellos identifiquen previamente a nadie.

Una vez que reciben una petición, tratan de «estar en el terreno» para ser realmente útiles. De ese modo es más fácil entender la situación a la que se enfrenta un determinado grupo o comunidad, «trabajar con la violencia política» concreta que se produce y ayudar a «visibilizar esas situaciones», cuenta Ramos.

Uno de los lugares donde trabajan es Colombia. Precisamente, incorporamos a la conversación a Germán Romero. Explica que lleva ya varios años trabajando con PBI y que su trabajo como defensor de Derechos Humanos se produce «en comunidades indígenas, pero también en las ciudades» de su país.

Lo que ha constatado Romero es que allí se produce una «persecución contra defensores de derechos humanos». Recientemente se produjo una situación de especial tensión con motivo del paro nacional convocado, en el que se han producido «homicidios por parte de la Policía». Y explica que no se trata simplemente de represión, sino de violencia policial «para mantener privilegios económicos».

Por estos sucesos se reafirma su impresión de que el trabajo de PBI en Colombia es fundamental. «Materialización de la solidaridad internacional, pero también de la observación de lo que ocurre» como misión de un grupo de activistas que intentan mejorar las cosas.

Algo más lejos queda el proceso de paz con las FARC, algo que «nosotros apoyamos», dice Romero. «No era suficiente, pero era un camino», sostiene. Después de eso, podrían haber llegado otras cosas positivas para el país, como la lucha contra las mafias que impulsan el narcotráfico.

Romero refuerza esa necesidad de que activistas como los de PBI trabajen en su país con una frase lapidaria: «en Colombia el Estado se acostumbró a aniquilar a quien piensa diferente».

Mantecón también ensalza el tratar de «contribuir con ese trabajo presente en el terreno». Y destaca que hay personas de Cantabria haciéndolo desde finales del siglo XX. Por eso una parte de la celebración de este 40 aniversario de la ONGD quiere volcarse en las personas voluntarias que hacen posible que se consigan cosas que parecen imposibles.

La colaboración de PBI con la Universidad de Cantabria ha permitido que se conozcan muchas situaciones graves que ocurren, por ejemplo, en diversas latitudes de América Latina. Son ya varios los eventos que se han organizado, presencialmente y online, para que defensoras y defensores de los Derechos Humanos tengan una ventana en la que poder contar lo que sucede donde viven y trabajan, ya sea por la conservación de la vida y costumbres de una comunidad rural, o para tratar de preservar y aumentar los derechos de las mujeres.

Mantecón cuenta también que en PBI, en Cantabria, «tenemos a futuro un proyecto para crear una red de municipios defensores de derechos humanos», algo que ayudaría a aumentar la concienciación sobre lo útil de participar dentro de una comunidad y que sus miembros aprendan a defenderse de agresiones externas.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.