EN PODCAST

“No sabemos donde vamos a llegar con esto”: quienes trabajan con anchoas o rabas se las ingenian para capear la crisis de precios del aceite

Tiempo de lectura: 2 min

Casi un 50% de subida respecto al año pasado y un 25% en lo que lo llevamos de precio es el marco general que ha puesto el Instituto Nacional de Estadística (INE) a lo que percibimos en el supermercado: que el aceite de oliva ronda en los lineales precios de casi diez euros por botella de litro.

Algo prohibitivo para economías domésticas y que también se hace duro para las economías empresariales, lo que podríamos llamar los consumidores intensivos de aceite que, en Cantabria, nos llevan a pensar en productos tan emblemáticos para Cantabria como las anchoas o las rabas.

4.300 euros gastó en aceite el pasado mes de agosto Maite Rodríguez, conocidísima hostelera santanderina al frente del Marucho, en Tetuán, o La flor de Tetuán, con quien charlamos este lunes en el arranque de la nueva temporada de EL FARADIO en ARCO FM.

Para ellos el aceite es tan importante que en La Flor de Tetuán incluso ponen siempre una botella en todas las mesas a modo de detalle de bienvenida.

Pensando en algo tan clásico y ligado al aceite como las rabas, pero también a ensaladas y muchos otros productos, muestra también esa incertidumbre de “dónde vamos a llegar”.

Y “hasta que se centre” o se encuentren soluciones externas, lo que anima a cada establecimiento es a “mimar” el aceite, a “no tomar a la ligera el echar aceite en una ensalada”, o a “cuidar la freidora” para “ayudar a que se mantenga mejor y aguante más”, evitando prácticas como un consumo excesivo o sobrante. “El aceite hay que mimarlo lo mismo que cuidamos otros productos”, resumía.

Y de un clásico (no sólo) como las rabas a otro producto que es además identitario: las anchoas, que necesitan el aceite para la conserva del producto elaborado.

Desde Castro Urdiales, Patricia Tobías, de Conservas Asun Vela, explicaba que esta subida de precios es “lo nunca visto”

De momento han capeado aprovisionándose, con incertidumbre porque “no sabemos cuánto va a durar”.
La subida, detallaba, se nota en las conservas, como el bonito, donde están sufriendo subidas de casi 3 euros por lata.

Pero matiza que en la anchoa no se da porque lo que usan es aceite de girasol, del que además recalca que no afecta al sabor: “”no aporta, ni resta ni suma”, de modo que “si la anchoa es buena o mala, pues es a lo que sabe”, mientras que el de oliva es un aceite con “más personalidad”. De hecho, muchas veces lo que se busca es un refinado suave para que no “reste” sabor.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.