La protección del medio ambiente, eje del calendario de 2022 del colegio Manuel Llano de Santander

Alumnos del centro se disfrazan de especies amenazadas para concienciar sobre la diversidad del medio ambiente
Tiempo de lectura: 3 min

La protección del planeta es el tema del calendario de 2022 que ha preparado el colegio Manuel Llano en Santander, que en los últimos meses está desarrollando un intenso trabajo en torno a la sensibilización sobre la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático.

Enmarcado en la difusión de la Agenda 2030 (los objetivos fijados por Naciones Unidas de lucha contra las desigualdades globales), sus temas abordan los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) número 13 (cambio climático), 14 (la preservación de los ecosistemas marinos) ó 15 (la gestión de la diversidad de los bosques).

Los alumnos del centro posan disfrazados de doce especies amenazadas y son fotografiados por Araceli Gedack, con diseño de Elefante Rojo Comunicación Gráfica y maquilla de A Studio de Maquilla y Cristina Juárez,

La asociación Imagine coordina este proyecto, que cuenta con el apoyo de la asociación de padres y madres y la Dirección General de Cooperación al Desarrollo del Gobierno de Cantabria (Consejería de Cultura, Universidades, Igualdad y Deporte).

La entidad ha implicado a toda la comunidad educativa del colegio Manuel Llano de Santander en el proyecto ‘Una vuelta a la ciudad de la mano de Greta’.

Se trata de un proyecto que entronca con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS, la Agenda 2030) y que cuenta con el apoyo de la Dirección General de Cooperación al Desarrollo del Gobierno de Cantabria (Consejería de Universidad, Cultura, Igualdad y Deporte).

A través de un proceso participativo, el proyecto refuerza la conciencia ecosocial en la comunidad del colegio Manuel Llano pensando en global y actuando localmente. Centrándose en su ciudad y en su escuela, alumnado, personal docente y familias se implican, protagonizan un aprendizaje cooperativo que tiene como referente la ciudad de Friburgo, para después opinar, proponer, decidir y actuar en su propio entorno.

Su andadura comenzó antes de la pandemia provocada por el COVID-19, cuando una de sus primeros propósitos fue que tres alumnas y dos madres viajasen a Friburgo, una ciudad considerada como la más ecológica y sostenible del mundo, lo que fue supuso poner en marcha el proyecto, salir de las aulas para realizar una tarea de investigación, para después proponer cambios y asumir responsabilidades para que Santander fuese una ciudad más sostenible.

Con todos estos conocimientos adquiridos, teniendo siempre como meta la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible, ahora han recreado una maqueta de la ciudad de Santander, recreando los cambios que harían para hacer de la ciudad un entorno más ecológico y habitable, en definitiva, más sostenible.

Algunas de las aportaciones más novedosas que proponen son: la creación de aparcamientos disuasorios a las afueras de la ciudad junto a la creación de mayores tramos de carril bici; fomentar los mercados con productos locales y de cercanía (huertos urbanos, segunda mano, etc); potenciar los espacios comunes como parques o comedores sociales; y finalmente mejorar las escuelas para que sean más sostenibles con iniciativas como los residuos cero o el intercambio de material deportivo.

 

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.